Mmame Mbage, el senegalés fallecido - ABC | Vídeo: Ismaily dio uf, miembro de la Asociación de Senegaleses "Le han matado"

Disturbios LavapiésEl senegalés muerto en Lavapiés no estaba ejerciendo el «top manta»

Los amigos del fallecido pidieron ayuda a unos agentes que regresaban de Embajadores de entregar una notificación cuando vieron que el hombre se desplomaba antes de entrar en su casa

MADRIDActualizado:

El senegalés que falleció anoche en Lavapiés no estaba ejerciendo el «top manta» cuando le llegó la muerte. Mmame Mbage iba caminando con un amigo por la calle del Oso, llegando a casa. Eran las 16.53 horas. El primero dijo que se encontraba mal, momento en el que se desplomó, informaron fuentes del caso. Los policías que atendieron al senegalés venían de entregar una notificación judicial en la zona de Embajadores cuando les pidieron ayuda y los agentes le practicaron una maniobra de reanimación cardiopulmonar hasta que llegaron los efectivos del Samur.

Se sumaron a ello otros cuatro agentes, para intentar salvarle la vida. Así mismo lo declaró en dependencias policiales anoche el propio amigo del senegalés fallecido. El Samur-Protección Civil llegó, colocó un hospital de campaña y realizó, sin éxito, las labores de resucitación al varón, que falleció al cabo de unos 45 minutos, explicaron fuentes de Emergencias Madrid.

El resto de senegaleses del barrio empezaron a ver entonces la presencia policial en la zona y comenzaron a rodear la calle, por lo que los agentes deciden establecer un cordón. Pero los grupos radicales y de okupas del barrio «calentaron» las redes sociales. Acusaban a los agentes de provocar el fallecimiento, cuando lo que realmente ocurrió fue que el muchacho sufría una patología previa y ni siquiera hubo persecución.

Ante la escaldada de altercados, hubo que llevar a los «antidisturbios» de la Policía Nacional porque querían linchar a los municipales. Cabe recordar que esa unidad dentro del Cuerpo local fue eliminada por el Gobierno de Carmena por considerarla «represiva». Anoche, el Consistorio tuvo que pedir ayuda al CNP.

La noche se saldó con 20 heridos y seis arrestados, además de un incalculable balance de destrozos y hasta asaltos con robos de televisores en sucursales bancarias a manos de los descontrolados.