Menores

Sastse denuncia la presencia de chinches y piojos en el centro de acogida de Hortaleza

La Comunidad afirma que realiza cada cuatro meses operaciones de desinsectación y desinfección para prevenir

MadridActualizado:

El sindicato de enfermería Satse ha denunciado la presencia de piojos, chinches o ácaros que producen sarna para aludir al estado de «abandono institucional» que, en su opinión, padece el centro de primera acogida de Hortaleza.

Satse, en un comunicado ha criticado la situación que atraviesan los trabajadores y menores ingresados en el centro que han sufrido «diversas plagas de piojos, chinches y sarna», unido a falta de condiciones sanitarias con «alimentos tirados por los pasillos y espacios comunes, es preocupante».

A juicio de los responsables de este sindicato, todo es fruto del «abandono institucional» que sufren por parte del Gobierno regional y de la Consejería de Políticas Sociales y Familia. «El centro se encuentra más cerca de la demolición que en obras, algo que hace prácticamente inhabitable el edificio».

En la nota, afirman: «Hay enchufes colgando, agujeros en las paredes, robos, incumplimiento de horarios por parte de los jóvenes tutelados, se come fuera de hora y todo ello ante la inacción de la Consejería que sabe la infradotación de personal existente en este centro».

Mientras, desde la Consejería de Familia y Asuntos Sociales precisaron que desde enero de 2016 se han acometido diversas actuaciones de mejora, incluidas obras recientes, y se han realizado con carácter preventivo y periodicidad cuatrimestral las operaciones de desinsectación y desinfección precisas, a través de empresas especializadas. Además, añaden que de detectarse alguna plaga actúan para combatirla, informa Ep.

Los trabajadores lo achacan al abandono del centro y la Comunidad dice que se realizan obras de mejora

Ante estas críticas, desde la Consejería explican que tienen «un compromiso con los menores protegidos a los que garantiza su mayor bienestar, así como con los profesionales a los que trata de facilitar su labor diaria».

También inciden en que desde ese tiempo y hasta la fecha, se han acometido distintas inversiones en materia de suministros, mejora de instalaciones y equipamiento, por un importe de 289.500 euros. A ello se añaden los gastos de la obra que actualmente se está llevando a cabo, recomendada por diversas institucionales que velan por los menores, y que supone una inversión de 130.000 euros.

Por las obras de mejora en ejecución, explican desde la Consejería, en las zonas afectadas se ha procedido al corte del suministro eléctrico, de acuerdo con el preceptivo Plan de Seguridad y Salud de las Obras, que se reactivará en cuanto finalicen las mismas en un plazo «no superior a tres meses». En estas zonas, actualmente, no está autorizado el acceso.