Vista panorámica de la plaza de toros de Las Ventas
Vista panorámica de la plaza de toros de Las Ventas - JUAN CARLOS SOLER

Reforma de la plaza de Las Ventas: tornos para el coso taurino

La primera plaza del mundo será pionera en implantar este sistema de control. En marzo empiezan a colocar los andamios para la rehabilitación

MADRIDActualizado:

La revolución llegará a laplaza de toros de Las Ventas, el primer coso taurino de España, de la mano de la reforma que ha aprobado el Gobierno regional de Madrid. En la obra, programada en varias fases, está previsto incluir un elemento absolutamente novedoso en las plazas de toros, al menos hasta la fecha: tornos para controlar la entrada. Una medida de seguridad que se utiliza en otros recintos dedicados a espectáculos públicos y que ahora también se incluye en el mundo taurino. Así lo ha confirmado a ABC el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido.

Los tornos se instalarán, explicó Garrido, pero no en esta primera fase de las obras que comenzará en marzo, sino en trabajos posteriores en el coso. Sin duda son comprensibles las razones que llevan a los responsables políticos de la plaza a valorar las posibilidades técnicas que aportan los tornos para el control de acceso a recintos que pueden albergar actos de masas.

No obstante, la llegada de estos elementos se mira con cierta extrañeza, dentro del peculiar universo taurino. Los tornos son habituales en recintos dedicados a conciertos musicales y en estadios deportivos, donde se utilizan no sólo para contar a las personas que entran, sino también para validar entradas, mediante controles tecnológicos. Pero no se tiene noticia, según fuentes del mundo de la tauromaquia, de este tipo de barreras en los cosos.

La Comunidad de Madrid ha aprobado ya las obras en la plaza. Unos trabajos que persiguen mejorar la seguridad y la accesibilidad de las instalaciones. Y, de paso, conseguir que el coso se convierta en un centro multiusos, lo que le permitirá a sus organizadores utilizarlo para eventos no taurinos sólo con el permiso del Gobierno regional. Hasta la fecha, precisan también de un informe positivo del Ayuntamiento de la capital, que ha puesto algunas pegas a la celebración de algunos eventos en fechas recientes por los problemas de seguridad que detecta en el recinto.

Ha habido incluso que suspender algunos conciertos a apenas 48 horas de su celebración por este motivo, como los de Manuel Carrasco y Vanesa Martín en septiembre pasado. El actual concesionario de la plaza, Simón Casas, ganó un concurso para explotarla en el que se incluía la posibilidad de dedicarla a eventos no taurinos en los periodos sin esta actividad, pero los problemas administrativos con los permisos estaban lastrando esta posibilidad, y perjudicando económicamente al empresario.

El Gobierno regional encargó el pasado 29 de agosto a la empresa pública Obras de Madrid que redactara el proyecto y se encargara de la ejecución de los trabajos de rehabilitación de Las Ventas. La meta es adecuarlo al funcionamiento de un espacio multiusos y las obras tienen un presupuesto de 15,1 millones de euros. Está a punto de aprobarse el Plan Económico Financiero de estos trabajos, que se van a realizar en diferentes fases. El adjudicatario dispondrá de un plazo de 20 meses en total para ejecutarlos. «El objetivo de las obras es adecuar las instalaciones de la plaza de toros a la normativa vigente en materia de seguridad, con el fin de mejorar las medidas de evacuación para el uso del espacio en circunstancias de elevada concurrencia», explicó el consejero.

El plan de la Comunidad es realizar la obra aprovechando los «parones» en la agenda taurina. Hay que actuar en todos los niveles de la plaza: tanto en los tendidos altos y bajos como en las gradas y andanadas y en el ruedo. Es necesario, advierten los técnicos, adaptar no sólo el graderío, sino también la estructura portante. La idea es comenzar a finales de enero licitando el proyecto y la obra. «El concurso se podría publicar a finales de febrero», calcula el también presidente del Consejo de Asuntos Taurinos.

Ya en marzo, comenzarán a montarse los andamios para el arreglo de las cubiertas, un trabajo que se prolongará hasta finales de abril. Entonces, los trabajos se detendrán para dar paso a la Feria de San Isidro, una de las más importantes del panorama taurino. Una vez finalizada esta, comenzará la reparación de las cubiertas de la plaza, un trabajo que se prolongará hasta que comience la Feria de Otoño 2018. Y que probablemente haya que seguir realizando una vez esta termine, hasta finalizarlos trabajos.

De nuevo, la obra volverá a interrumpirse en mayo de 2019, cuando comience la nueva Feria de San Isidro. Y al acabar esta, empezará a trabajarse en el graderío. Es intención de los titulares de la plaza sustituir este en su totalidad, cambiándolo por otro con asientos diferenciados, y más anchos y profundos, para ganar en comodidad. Esto supondrá, muy probablemente, tener que reducir el aforo total del recinto, que podría perder en torno a 2.000 localidades.