El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy - IGNACIO GIL

Rajoy, en pleno estallido en Lavapiés: «Los gobiernos del cambio son sectarismo y desgobierno»

El presidente prioriza la reconquista de alcaldías como Madrid, Valencia, Zaragoza y Cádiz

MarbellaActualizado:

Mariano Rajoy ha lanzado este sábado la precampaña electoral del PP para las municipales y autonómicas de 2019 y ha fijado su objetivo en la reconquista de las grandes capitales que su partido perdió en 2015 ante los llamados «ayuntamientos del cambio», como Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Cádiz. En plena inflamación en el madrileño barrio de Lavapiés por la muerte de un senegalés que Podemos atribuye al «racismo institucional», Rajoy ha asegurado que tras mil días de gestión estos consistorios solo han demostrado estar en manos de los «más radicales»: «Son sectarismo en estado puro y desgobierno», ha enfatizado.

Rajoy ha puesto de ejemplo a la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, que en agosto pasado recuperó el poder tras haber sido desalojada por un pacto de fuerzas de izquierda. El jefe del Ejecutivo ha descrito el desafío al que se enfrenta su partido si no es capaz de sacar mayoría absoluta en 2019. El PP intenta que el resto de partidos se comprometan a respetar a la fuerza más votada, pero sin éxito, como se comprobó en 2015. «¿Qué es eso que se llaman los ayuntamientos del cambio? Pues son los que se cambian en un despacho al alcalde que había ganado las elecciones. ¿Y eso para qué sirve? Para constituir equipos de desgobierno siempre secuestrados por los más radicales y que dedican sus esfuerzos y recursos a imponer una agenda irrelevante en la gestión y sectaria en la política», ha señalado Rajoy.

«El cambio volverá con la sensatez y la normalidad. Ángeles Muñoz en Marbella ha demostrado cómo se puede recuperar lo que otros destrozaron», ha añadido ante un abarrotado pabellón en la ciudad malagueña con más de 2.000 asistentes y donde el PP de Juan Manuel Moreno ha presentado a los candidatos a las capitales de provincia.

Rajoy ha reivindicado que el PP es un «partido útil», el que más ayuntamientos y concejales tiene en España, y ha asegurado que su afán siempre es el mismo: «recuperar el rumbo, volver al crecimiento, recuperar inercias negativas y arreglar lo que otros rompieron o estaban a punto de volver». Frente a ellos, ha dicho, que hoy en España «pululan toda suerte de formaciones políticas» y ha advertido de que junto al «populismo de los radicales se une el populismo de los oportunistas», en alusión a Ciudadanos.

Es ahí cuando el presidente del Gobierno ha criticado que el partido de Albert Rivera facilitara la tramitación para derogar la prisión permanente revisable, como pretende la izquierda y el PNV. Al PSOE le ha pedido que cambie de criterio, como Cs.

También se ha referido a las pensiones. Mientras él esté en el Ejecutivo, ha enfatizado, el sistema está garantizado y las asignaciones seguirán subiendo, aunque sea limitado. «Subirán lo que podamos, porque no pueden subir lo que no podamos», ha señalado y ha pedido a los mayores no dejarse embaucar por las falsas promesas de la oposición, que no podrán cumplir, ha advertido.