Cristina Cifuentes, durante la recepción oficial al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa - ERNESTO AGUDO

El PP tiene doce días para salvar el Gobierno de la Comunidad de Madrid

No hay fecha aún para la moción de censura ni para la dimisión, pero el plazo límite del 7 de mayo se acerca

MADRIDActualizado:

Desde hoy al 7 de mayo, fecha «tope» para que tenga lugar el debate de la moción de censura, quedan sólo 12 días hábiles. Son los que le quedan al PP para salvar su gobierno en la región. El Estatuto de Autonomía y el Reglamento marcan claramente los plazos tanto para la moción como para el caso de dimisión de la presidenta e investidura de un sustituto. Un proceso este último que, técnicamente, podría alargarse hasta bien entrado el mes de junio si así lo quisieran los populares.

La disyuntiva con que se enfrenta el PP es la siguiente: o acepta la dimisión de Cifuentes y el nombramiento de otro diputado popular como su sustituto, o se enfrenta a una moción de censura. En este último caso, su futuro y el de su gobierno quedaría en manos de Ciudadanos, que mantiene desde hace semanas su intención, cada vez más clara, de apoyar esa moción si no se produce antes la dimisión de Cifuentes. No obstante, en política nada es seguro al cien por cien hasta que sucede.

Tanto el Estatuto de Autonomía de Madrid como el Reglamento de la Cámara regional especifican los plazos para moción de censura o investidura

Tanto el Estatuto de Autonomía de Madrid (artículos 18, 19 y 20) como el Reglamento de la Cámara regional (art. 182, 183 y 187) son muy claros en cuanto a los plazos. En el caso de la moción, y una vez que ha sido aceptada por la Mesa de la Asamblea, se abrió un plazo de un máximo de 20 días para convocarla, que finaliza el 7 de mayo. Esto supone que apenas quedan 12 días para ponerle fecha.

Si se apurara al máximo -siguiendo la línea que han planteado ya varios dirigentes populares, que ayer aseguraban que no se decidiría «nada» sobre el caso Cifuentes hasta que acabaran las investigaciones en marcha-, la moción podría convocarse para ese 7 de mayo, lunes. Con una insólita celebración del 2 de mayo de por medio, en la más absoluta indefinición sobre el futuro político inmediato.

La moción se desarrollaría así: primero, la defensa de la propuesta por parte de quien la ha planteado, el PSOE, y la intervención de su candidato, sin límite de tiempo. A continuación, la respuesta de los grupos, réplica del candidato (global o individual) y contrarréplica de los grupos, y cerrando el acto el candidato; suspensión del pleno durante no más de 24 horas y votación.

Alargar los tiempos

Si finalmente el PP optara por la dimisión de Cifuentes -o ella decidiera hacerlo «motu proprio»-, podría esperar para hacerlo hasta el mismo límite del plazo ahora fijado como límite, ese 7 de mayo. En este caso, el procedimiento a seguir pasa por que la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, proponga a un diputado como candidato, en un plazo máximo de 15 días desde que se comunique a la Asamblea la dimisión.

Luego, habría que fijar la fecha de la sesión de investidura, entre 3 y 7 días después de señalar al candidato. Todo ello podría llevarnos hasta el 6 de junio para esa fecha de elección del nuevo presidente de la Comunidad de Madrid.