Lugar donde se encontraba el monolito dedicado al Alférez Provisional, en la plaza de Felipe IV (Retiro)
Lugar donde se encontraba el monolito dedicado al Alférez Provisional, en la plaza de Felipe IV (Retiro) - RAFA ALBARRÁN

El PP exige la dimisión de Celia Mayer por la retirada de símbolos no franquistas

Los populares han suspendido «provisionalmente» la denuncia contra Carmena ante la «rectificación» por la retirada de vestigios

MadridActualizado:

El grupo popular en el Ayuntamiento de Madrid ha pedido hoy la dimisión de la «sectaria» concejal delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, que ha quedado «totalmente desautorizada» al tener que reponer la placa de los carmelitas retirada por error y que «ataca y desprecia el patrimonio» de los madrileños.

El portavoz adjunto del PP en el Consistorio de la capital, Íñigo Henríquez de Luna, ha hecho esta petición en una rueda de prensa en la que ha justificado que, tras esta rectificación, suspende la denuncia por la retirada de varios símbolos ajenos al franquismo, aunque ha advertido de que la presentará en el caso de que el Ayuntamiento retire «de forma unilateral» algún símbolo más.

Desde el pasado viernes, el Ayuntamiento había quitado el monumento por el fusilamiento de ocho carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo, que ya ha repuesto, según el PP, además de la lápida dedicada al falangista José García Vara y el monolito al Alférez Provisional en la Plaza de Felipe IV.

Henríquez de Luna ha definido a Celia Mayer como una «hooligan del Patio Maravillas», y ha exigido a la alcaldesa, Manuela Carmena, su destitución si ella no dimite voluntariamente, pues le ha advertido que de lo contrario será «cómplice» de las actuaciones de Mayer.

La denuncia, según explicaron fuentes populares, se refería a la retirada de una placa en el cementerio de Carabanchel en memoria de ocho frailes carmelitas, la del monolito del alférez provisional ubicado junto al Museo del Prado y la placa referida de José García Vara, asesinado un año antes del inicio de la Guerra Civil.

Se trata de monumentos o símbolos que el Ayuntamiento ha retirado «de forma intencionada y a sabiendas de su injusticia», dado que son «ajenos al franquismo» y, por tanto, «no vulneran la Ley de Memoria Histórica».

A raíz de estos hechos, el PP pretendía pedir a la Justicia la inhabilitación de la alcaldesa para desempeñar un cargo público entre 9 y 15 años por vulnerar, según este partido, el artículo 404 del Código Penal.

Y además la denuncia iba a solicitar que se restituyan los escudos, insignias, placas o otros objetos ajenos a la dictadura franquista que ha retirado el Ayuntamiento «con consciente desprecio de la legalidad».