Tarjeta de aparcamiento para la zona naranja
Tarjeta de aparcamiento para la zona naranja - ABC
Pozuelo de Alarcón

Pozuelo crea la zona naranja: plazas de «parking» exclusivas para tiendas

El Ayuntamiento implantará la medida este miércoles, gratis para los clientes en horario comercial

MadridActualizado:

Pozuelo de Alarcón (85.000 habitantes) será el primer municipio de Madrid en tener un área de estacionamiento regulado exclusiva para tiendas. El Ayuntamiento implantará a partir del próximo miércoles, 31 de enero, lo que ha denominado como zona naranja, un sistema inspirado en los clásicos parquímetros, pero sin coste para el conductor y reservado para los clientes de los establecimientos durante el horario comercial.

La iniciativa, apuntan fuentes municipales, nace con la premisa de solucionar los graves problemas de aparcamiento en las calles más comerciales de la localidad, un elemento disuasorio para los compradores potenciales de algunos de estos locales. «Queremos incentivar el pequeño comercio y dinamizar la actividad en Pozuelo; por eso creemos que esta novedosa zona reservada puede ser importante para ayudar a esos negocios», explica a ABC la alcaldesa, Susana Pérez Quislant (PP). Desde el Consistorio, no obstante, reconocen que su puesta en marcha será progresiva, especialmente por la necesidad de que todos los implicados, tanto comerciantes como compradores, conozcan el nuevo procedimiento.

La zona naranja se aplicará tras la entrada en vigor de la nueva ordenanza de Movilidad. Aunque convivirá con el área azul del Servicio de Estacionamiento Regulado, su funcionamiento es distinto. Si en la azul, como en el resto de ciudades con este sistema, el conductor paga según el tiempo del aparcamiento, con la nueva no solo es que no hay desembolso, sino que es el comercio quien se encarga de la gestión. El cliente solo tiene que pedir al vendedor la tarjeta creada para tal caso y mostrarla en el salpicadero en un lugar visible. Dispondrá de una hora cuando haya labores de carga y descarga, tanto de mercancías como de enseres, y de 20 minutos como máximo cuando no haya actividad.

El Ayuntamiento de Pozuelo, según avanzaron a este periódico, pintará en la calzada una señalización de color naranja, junto a la línea discontinua de la azul ya existente, para indicar el área en el que es aplicable.

350 euros al año

Ambas serán excluyentes, de modo que cuando una funciona no lo hará la otra; al contrario, por ejemplo, de la zona verde de Madrid capital –residentes–, que actúa de forma independiente. Así, el espacio reservado será exclusivamente para quienes compren en las tiendas, con la única indicación de que, con carácter general, sea en el horario comercial y durante el tiempo citado. El resto de la jornada, regirá la azul como hasta ahora, con las limitaciones propias que tenga la vía.

Su funcionamiento esconde ciertas particularidades. La tarjeta, de vigencia anual, se entrega bajo demanda de los comerciantes, que serán quienes después se encarguen de renovarla. Para que sus clientes se beneficien de este estacionamiento reservado deberán abonar una tasa anual de 350 euros, menos de un euro al día.

Para solicitar la tarjeta hay que cumplir una serie de requisitos. Primero, hay que presentar un escrito con las características de la actividad comercial y un plano de la situación de la tienda. Después, el horario en el que se quiere reservar el aparcamiento, así como una breve memoria que acredite las necesidades especiales de distribución y suministro de mercancías. También un certificado que refleje que el demandante está al corriente de las obligaciones fiscales con el Ayuntamiento y, por último, el pago de la tasa.

El Área de Movilidad será la encargada de revisar esta solicitud y emitir la resolución pertinente. En la tarjeta constará el número de metros y el lugar del estacionamiento, así como el horario y el titular. La señalización de la zona se hará en un plazo máximo de un mes desde la resolución.

Favorecer la rotación

La medida se ha ideado para los pequeños establecimientos de Pozuelo que, por las características de su actividad, tengan especiales necesidades de distribución o suministro de mercancías a pequeña escala mediante vehículos particulares y no industriales. Un ejemplo práctico es una pequeña tienda de muebles situada en un lugar con problemas de aparcamiento. La pretensión del equipo de Gobierno es corregir estas dificultades, que pueden derivar en la marcha del cliente a unos grandes almacenes con aparcamiento propio. Sin embargo, se excluyen los locales de hostelería.

Esta zona naranja es un ejemplo más de cómo las administraciones estudian diversas fórmulas para descongestionar el tráfico y favorecer la rotación de los vehículos estacionados. La medida de Pozuelo, que ya implantó la zona roja para estancias de trabajadores en el Parque Empresarial La Finca, sigue la estela de otras innovaciones, implantadas fundamentalmente en la capital, como reducir los tiempos máximos o ampliar el servicio a otras zonas de la ciudad bajo demanda de sus vecinos.