Concentración en la plaza de Nelson Mandela, en el barrio madrileño de Lavapiés, para protestar por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbage
Concentración en la plaza de Nelson Mandela, en el barrio madrileño de Lavapiés, para protestar por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbage - EFE

Los policías que socorrieron al mantero de Lavapiés: «Intentamos hacer todo lo posible para salvarlo»

Los dos agentes municipales que atendieron a Mmame Mbage han segurado en COPE estar «desolados» y sienten «abandono y frustración»

MADRIDActualizado:

Los dos policías municipales de Madrid que atendieron incialmente y socorrieron a Mmame Mbage, el mantero senegalés que cayó desplomado en Lavapiés y cuya muerte fue utilizada por grupos radicales para destrozar el barrio madrileño, han asegurado en Cope estar «desolados» por los hechos. Los agentes, que han empleado nombres ficticios por temor a las amenazas y las agresiones que ha recibido el cuerpo policial tras los hechos, han manifestado en el programa radiofónico Herrera en Cope que «hicieron todo lo posible» para salvar la vida de la víctima.

«Nosotros íbamos en el coche patrulla por la calle Oso y vimos que había mucha gente alterada. Con gestos de auxilio nos llamaban. Fuimos corriendo y vimos una persona tendida en el suelo. En la boca tenía un paquete de tabaco y pañuelos para impedir que la lengua le obstruyera la respiración. Estaba inconsciente, así que le pusimos en posición de seguridad porque tenía pulso. Pero enseguida lo perdió y empezamos a hacer la reanimación cardiopulmonar», han explicado, destacando que cuando llegaron Mmame Mbage ya estaba tendido sobre la calzada. «Intentamos hacer todo lo posible para salvar a esa persona. Y nos fuimos satisfechos por lo que hicimos, aunque no pudiéramos salvarle la vida. Sin embargo, nos hemos sentido impotentes al escuchar que fuimos precisamente nosotros los causantes de su muerte», has asegurado en la entrevista.

Los agentes han reconocido que no han vuelto a patrullar por la zona y han destacado el «abandono y frustración» que sienten. «Nosotros hemos visto cómo se nos ha muerto una persona en las manos. Y eso es algo que nos va a quedar para toda la vida. Nos queda una gran desazón al haber intentado salvar una vida y no conseguirlo». Asimismo han comentado la «ola de desconfianza y violencia» que se ha generado contra el cuerpo policial. «Se han producido hasta manifestaciones donde la gente gritaba que nos iban a matar», has lamentado.