Manteros, esta semana, en la puerta del Primark de Gran Vía
Manteros, esta semana, en la puerta del Primark de Gran Vía - ABC

Los policías de Centro se niegan a hacer horas extra para el botellón y el «top manta»

El Ayuntamiento intentará resolver los servicios con la plantilla existente, bastante mermada

MADRIDActualizado:

Los policías municipales destinados en la Unidad Integral de Centro Norte, una de las dos del distrito más concurrido de la ciudad, se niegan a hacer horas extra. Es una de las medidas de presión contra el Consistorio, en plena guerra sindical por el convenio colectivo, cadudado desde 2015.

Esa Intendencia da servicio a la mitad del distrito que comprende desde la Gran Vía a los Bulevares, límite con Chamberí. En él, por ejemplo, se dan problemas como el «top manta» (Callao y la propia Gran Vía); el botellón (Chueca, Malasaña), y las inspecciones a locales de ocio, restauración y comercios. Se da por hecho que estos servicios ciudadanos quedarán disminuidos al no haber voluntarios y no poder obligar a los agentes a doblar turnos.

Fuentes de la Dirección de la Policía Municipal consultadas por ABC indicaron que «no hay ningún problema». «Nadie va a obligar a los policías a hacer esos turnos extraordinarios. Se harán los servicios como se puedan, se gestionarán con el personal existente y se priorizarán los avisos».

Entre los distintos agentes de a pie consultados tienen una opinión distinta: «Esto supone barra libre para el botellón en las plazas del centro, y más ahora que llega el buen tiempo. También para los locales y los manteros». Por cierto, tampoco hay voluntarios para patrullar el Parque del Retiro.

Refuerzo en el Orgullo Gay

Otro asunto es el dispositivo para el Orgullo Gay, la macrocelebración que arrancará el 29 de junio. Los sindicatos han promovido una «huelga de horas extra» para este evento, que se prolongará hasta el 9 de julio, como adelantó este periódico. El motivo, también la ruptura de la mesa de negociación del convenio.

Pero los planes del Ayuntamiento en este caso son distintos: «Se va a cubrir con el número de efectivos que decidamos técnicamente. Si no hay voluntarios, en este caso sí que vamos a obligar a levantar los descansos. Eso sí, con al menos una semana de antelación», explican desde la Dirección del Cuerpo. «La ciudadanía debe saber que la seguridad sí está garantizada», remachan.