Parroquia de María Josefa del Corazón de Jesús, en la avenida de La Gavia
Parroquia de María Josefa del Corazón de Jesús, en la avenida de La Gavia - ISABEL PERMUY
Iglesias de Madrid

Parroquia de María Josefa del Corazón de Jesús: cuando ensancha el amor

Inaugurada en 2009, su edificación va de la mano de la idea de construir familias en un barrio en expansión

MadridActualizado:

«Una parroquia amiga de las familias». Así reza uno de los lemas con los que te abraza esta parroquia en construcción, de las periferias de un Madrid que está en salida. Madrid y familia, dos periferias geográficas y existenciales que se unen en esta comunidad de servicio y entrega. El barrio de la Gavia es un Madrid de ensanche. Familias jóvenes, profesionales, algunos bloques de viviendas de protección oficial, nuevas construcciones, –por eso de que la economía se expande–, centros comerciales, oficinas, parques infantiles, aceras anchas y futuro, mucho futuro. Y nuevos centros de referencia, como el Colegio Stella Maris, a escasos diez minutos caminando del solar en el que algún día se construirá ese corazón humano de esperanza que es el templo, signo, símbolo y realidad de la comunidad parroquial.

Porque esta parroquia de Santa María Josefa del Sagrado Corazón, fundadora de las Siervas de Jesús, en la avenida de la Gavia, 25, esta encinta de ilusión. Su párroco, el Padre Álvaro Montero, joven religioso de los Discípulos de los Sagrados Corazones de Jesús y María, –una realidad eclesial ilusionante–, utiliza el símbolo de la gestación y el nacimiento para explicar el estado actual de la parroquia: «Hemos concebido la idea de hacer una parroquia, tenemos elaborado el proyecto de necesidades, ahora queremos ver la ecografía pronto, el rostro del bebé y esperar su nacimiento, que tardará un poco más». Agradecimiento es lo que manifiesta el párroco en esta entrevista, a los fieles, a la archidiócesis de Madrid, a su instituto de Vida religiosa, que es una de las realidades mas interesantes del mapa eclesial actual.

Esta parroquia se inauguró el 8 de diciembre de 2009, siendo su párroco primero Jesús Bueno Ortega. Ahora está encomendada a los Discípulos. Ayuda en las tareas de atención y servicios litúrgico el padre Luis de la Prada. Desde que se fundó se han celebrado 562 bautizos. Cuenta con 49 niños de primera comunión. Nueve matrimonios en toda su historia, cincuenta y seis los confirmados, y dos entierros en los últimos años. Radiografía también social de un barrio con niños, parejas que viven unidas, pero no casadas por la Iglesia, y pocas personas mayores.

La clave, por tanto, está en entender que toda la pastoral de la Iglesia es pastoral de las familias, y que construir la parroquia es construir las familias. De ahí que la generosidad de los fieles, cada vez mayor, está haciendo posible que aumenten en progresión algo más que aritmética las cuotas mensuales de los fieles para poder, en breve, iniciar la construcción del templo. Unas cuotas que tienen una media de 23 euros mensuales de aportación.

Interior del templo
Interior del templo - ISABEL PERMUY

«Hazte adorador, hazte suscriptor, hazte embajador» podría ser la invitación del párroco. Porque quien construirá la iglesia es el señor. De hecho, en cada eucaristía, el padre Álvaro le pide al Señor, en el momento de la consagración, que construya su Iglesia y que cure a Irene, una niña de seis años que lucha contra el cáncer. Son muchas las personas, creyentes o no, que se acercan la templo en actitud de expresa amistad, con voluntad de diálogo. De hecho, han crecido considerablemente el número de novios que asisten a los encuentros de formación matrimonial en los que se presenta la belleza del Evangelio y del sacramento de amor.

Viernes Santo

Cuenta la parroquia además con un grupo de fieles devotos de la Virgen de la Estrella, que procesiona cada Viernes Santo por el barrio. Una realidad que sigue atrayendo a un número considerable de jóvenes. También los jóvenes de la parroquia colaboran con el comedor social que en Vallecas tienen las Siervas de Jesús en la calle Encarnación González. La vitalidad se percibe cada domingo. De hecho, la misa de 11.30 de la mañana tiene que celebrarse en la capital del Colegio Stella Maris, dado que no caben en el templo barracón todas las personas que asisten al oficio. Ahora se han lanzado a preparar una Peregrinación a Tierra Santa, y de entre los proyectos más inmediatos está constituir la Junta de obras y consolidar los equipos de catequistas y de una pastoral familiar, que aquí lo es todo.