Recreación del proyecto de la operación Chamartín
Recreación del proyecto de la operación Chamartín - ABC

La operación Chamartín se salva a última hora pese al bloqueo de Carmena

Adif y la promotora DCN acuerdan una prórroga de la cesión de los terrenos, que expiraba hoy

MadridActualizado:

Por un día. Ese ha sido el plazo por el que la operación Chamartín va a seguir viva, al menos durante los dos próximos años. Esto se debe a que Distrito Castellana Norte (DCN) y Adif llegaron ayer a un acuerdo para prorrogar durante dicho plazo el contrato que le otorga a la promotora los derechos sobre los terrenos del gestor ferroviario en la zona norte de Madrid.

«Hemos firmado la prórroga con el objetivo de poder empezar a trabajar ya con compromisos firmes y sin dilación de plazos», subrayó Antonio Béjar, presidente de DCN, tras anunciar el acuerdo, que supone mantener viva una operación que podría haber pasado a la historia hoy, la fecha en la que el acuerdo hubiera expirado de forma definitiva.

Tal y como avanzó este diario, DCN y Adif -dependiente de Fomento-, acaban de rubricar un acuerdo que se llevaba gestando varios meses para continuar con un proyecto urbanístico que revitalizaría la zona norte de la capital y que goza de gran apoyo ciudadano. Pese a ello, después de una reunión celebrada el pasado 8 de junio entre el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento, DCN y el BBVA, la situación quedó enquistada con la negativa municipal. Entonces, Carmena y su concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, justificaron este bloqueo en que el pleno del Consistorio lo había decidido así gracias a la mayoría conformada en virtud de los votos de Ahora Madrid y PSOE.

Apoyo vecinal

«Los vecinos nos demandan que pasemos del diálogo a la acción, están cansados de esperar, quieren soluciones rápidas e inmediatas», estimó Béjar sobre una operación que, según los datos ofrecidos por DCN en un comunicado de prensa, ha sido exigida por las asociaciones vecinales que representan al «80% de los habitantes de los 20 barrios directamente implicados».

«Con voluntad y entendimiento de todas las partes se pueden acelerar los tiempos y aprovechar todo el trabajo ya realizado y las inversiones acometidas», propuso el presidente de DCN, una entidad que ha confirmado su intención de participar «sólo en un proyecto ambicioso y de primera categoría para Madrid y los madrileños».

A partir de ahora, 23 años después de que DCN ganara un concurso público para hacerse con los derechos sobre estos terrenos, habrá que ver si las diferentes partes se ponen de acuerdo. Tras la reunión celebrada el pasado 30 de noviembre entre el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna y la regidora municipal, la propia Carmena aseguró que reformularía la propuesta municipal para que pudiera llegar el acuerdo. De momento, la primera piedra -simbólica-, ya está puesta: DCN y Adif han firmado.