A la izquierda, la placa atacada de Hugo Sánchez; a la derecha, la de Forlán, sin ningún tipo de daño
A la izquierda, la placa atacada de Hugo Sánchez; a la derecha, la de Forlán, sin ningún tipo de daño - ABC

El odio en el Wanda Metropolitano se cobra cuatro nuevas «víctimas»

Las placas de Hugó Sánchez, Arda Turan, Agüero y Reyes en el «Paseo de Leyendas» fueron objeto de la ira de la hinchada atlética

MADRIDActualizado:123456
  1. Masiva afluencia

    Miles de hinchas, el sábado en los alrededores del Wanda Metropolitano
    Miles de hinchas, el sábado en los alrededores del Wanda Metropolitano - I. PERMUY

    Cuestionado hace días por el nuevo hogar del Atlético, Diego Pablo Simeone ya tenía claro que la llegada al estadio, para los aficionados, no sería un camino de rosas. «En las afueras se van a encontrar dificultades y tenemos que venir preparados. Cuando uno hace una casa, es normal que al principio el baño no funcione o el aire acondicionado esté roto», señalaba, convencido -eso sí- de que la pasión prevalecerá por encima de cualquier obstáculo. No obstante, las mudanzas nunca fueron fáciles, y menos aún, si el traslado alcanza una dimensiones gigantescas. Con capacidad para 68.000 espectadores, el Wanda Metropolitano acogió el pasado sábado el primer partido de su historia, en medio de un reguero de sorpresas como el izado de una gigantesca bandera, la puesta en marcha de un espectacular juego de luces en la cubierta o un paseo de leyendas no exento de polémica. En este último caso, el critero del club para instalar la placa de un jugador -haber alcanzado la cifra de cien partidos oficiales- desató la ira de la afición sobre las placas de algunos nombres nada queridos por la ribera del Manzanares.

  2. Hugo Sánchez

    Así quedó la placa de Hugo Sánchez tras el Atlético-Málaga
    Así quedó la placa de Hugo Sánchez tras el Atlético-Málaga - ABC

    Era el más odiado y se notó. En los días previos a la inauguración del Wanda Metropolitano, la afición asistió incrédula cuando se desveló que Hugo Sánchez iba a formar parte del «Paseo de Leyendas», situado en la parte exterior de la grada principal. A lo largo de toda la jornada del sábado, un goteo constante de seguidores escupió, pisoteó, ensució o, simplemente, maldijo la placa del mexicano. Pese a los 162 partidos que llegó a disputar con la camiseta rojiblanca, su marcha al eterno rival -más de tres décadas después- aún no se ha olvidado.

  3. Arda Turan

    Así quedó la placa de Arda Turan
    Así quedó la placa de Arda Turan - ABC

    Más allá del fabuloso rendimiento que ofreció el turco a orillas del Manzanares, su pase al Barcelona y las formas en que se llevo a cabo, siguen sin ser digeridas entre gran parte de la afición colchonera. Después de ganar la liga con el Atlético y llegar a la final de Champions de Lisboa (que no jugó, por estar lesionado), Arda Turan decidió agarrar el petate y marcharse a un rival directo, previo pago, eso sí, de 35 millones. Fue entonces cuando todo su carisma se volvió en su contra. La traición turca sigue latente.

  4. Agüero

    Así quedó la placa de Agüero
    Así quedó la placa de Agüero - ABC

    Un caso similar al de Arda Turan, es el que ocurrió con Sergio «Kun» Agüero. Con 18 años, se convirtió en el traspaso más caro en la historia del Atlético. Un peso al que pronto tuvo que añadir la presión de convertirse en la gran esperanza atlético tras la marcha de Fernando Torres. Todavía hoy son muchos los que recuerdas sus quiebros imposibles y goles de todos los colores. Sin embargo, la memoria rojiblanca no perdona su manera de marcharse. El «coqueteo» del argentino con el Real Madrid y sus polémicas declaraciones («hablé con el club y le dije que tratemos de buscar lo mejor para mí, no me veo ahí y no voy a seguir») todavía escuecen por la capital de España.

  5. Reyes

    Así quedó la placa de Reyes
    Así quedó la placa de Reyes - ABC

    Dice el refranero español que lo que mal empieza mal acaba y, en el caso de José Antonio Reyes, no se equivoca. Su primera etapa como rojiblanco fue de mal en peor. A la ya de por sí complicada relación con la afición colchonera (el año anterior había roto un precontrato firmado con el club para marcharse al Real Madrid), se unieron las numerosas desavenencias con Javier Aguirre, su técnico por aquel entonces. El final estaba escrito: cesión a la desesperada con el único consuelo de recuperar la inversión en una improbable futura venta. Sin embargo, el utrerano logró recuperar la ilusión por el fútbol y en su regreso, convertirse en una pieza angular del Atlético de su principal valedor, Quique Sánchez Flores. Un espejismo que no duraría más de un año y meses. Con la marcha del técnico madrileño, Reyes retornó al banquillo hasta acabar saliendo por la puerta de atrás rumbo al Sevilla.

  6. El resto de placas

    La gran mayoría de placas no sufrió ningún tipo de daños
    La gran mayoría de placas no sufrió ningún tipo de daños - ABC

    En la cota cero del estadio, frente a la fachada principal, la gran mayoría de las placas del «Paseo de Leyendas» fueron, en cambio, veneradas por los seguidores. Muchos rojiblancos aprovechan el primer partido de la historia del Wanda Metroplitano para recordar gestas a través de sus jugadores predilectos. Los nombres de Luis Aragonés, Kiko Narváez, Diego Pablo Simeone o Adelardo Rodríguez se convirtieron en los más buscados.