Grifo abierto mientras se procede al lavado de dientes, un hábito contrario al ahorro de agua
Grifo abierto mientras se procede al lavado de dientes, un hábito contrario al ahorro de agua - ROLDÁN SERRANO

Objetivo en Madrid: gastar un 25 por ciento menos de agua en 2030

El Canal, como garantía de suministro, pretenden pasar de 208 a 156 litros por persona y día

MADRIDActualizado:

Los responsables del Canal de Isabel II han presentado su Plan Estratégico 2018-2030, en el que fijan varios objetivos. Uno de ellos es reducir un 25 por ciento el consumo de agua, para garantizar el suministro, y otros atraer a ayuntamientos que ahora no se abastecen del Canal o eliminar las redes obsoletas que aún se mantienen. Para todo ello, prevén una inversión de 1.500 euros sólo en los primeros cinco años. Y también mantener una política de tarifas que mantendrá congelados los precios del agua en 2018 y 2019.

Actualmente, los embalses madrileños rondan el 55 por ciento de su capacidad, suficientes para el consumo de la región durante aproximadamente un año. Pensando en el futuro y en la reducción del consumo planteada, en el Canal se han realizado cálculos que tienen en cuenta el previsible crecimiento demográfico y la posible afección del cambio climático en el nivel de los embalses madrileños. Plantean medidas para mejorar los hábitos de consumo, mejoras en las conducciones para evitar las pérdidas de agua, y un mayor uso del agua regenerada, entre otras. El objetivo es reducir los 208,2 litros por habitante y día que se consumen actualmente, por 156 litros por madrileño y jornada.

En la actualidad, reciben suministro del Canal 110 localidades de la región, a las que en breve se podrían incorporar otras que ya han mostrado su interés: muchos pequeños municipios de la Sierra Norte, y también algunos mayores como Leganés, o también Brunete.

El presidente de Canal, Ángel Garrido, y su director general, Rafael Prieto, apuntaron también otras fórmulas a aplicar, como un plazo de 12 horas para la reparación de cortes estructurales, sustituir los materiales antiguos que aún persisten en algunos de los 17.000 kilómetros de tuberías con que cuenta el Canal; conseguir el cien por cien de autoconsumo de fuentes renovables para la depuración; o instalar en toda la región contadores inteligentes.

Empresas en América

La Junta General Extraordinaria de accionistas -en la que por primera vez participaban como consejeras Rita Maestre por parte del Ayuntamiento y la consejera Rosalía Gonzalo por la Comunidad- aprobó ayer todas estas medidas, y otras encaminadas a revertir la malísima imagen que arrastra la compañía tras verse en el centro de la Operación Lezo, la trama de corrupción relacionada con sus empresas en Sudamérica. Empresas que van a ser vendidas en un plazo de entre 12 y 18 meses, calculan los responsables del Canal.

Quedan aún 26 de estas compañías, de las que la mitad están ya liquidadas o en liquidación, y el resto siguen operativas. Es intención de Canal buscar un asesor independiente que establezca si es más beneficioso para la compañía venderlas todas en bloque o una por una, y posteriormente contratar a otro asesor para que las venda. Los actuales responsables del Canal están siendo escrupulosos con los procesos, para evitar cualquier sombra de duda sobre el proceso. No habrá, anuncian, más presencia internacional -salvo en consultorías-, porque «no queremos jugar a la ruleta rusa con el dinero de los madrileños», explicó Garrido.

Respecto a si reclamarán la devolución de las cantidades presuntamente perdidas por las operaciones fraudulentas que hoy estudia la Justicia española, Garrido ha aclarado que este tema «lo dirimirán los tribunales», aunque sí adelantó que se están llevando a cabo algunas acciones de carácter mercantil con la firma Emissao, en Brasil, a la que se le van a reclamar 6 millones de euros en un proceso arbitral que presentarán en 15 o 20 días.

Canal tiene previsto también incorporar a 200 trabajadores -a los que intentan sumar otros 250- para reducir la alta tasa de temporalidad que reconocen tener en la empresa. Canal cerró 2016 con una cifra de negocio que rondó los 866 millones de euros, 187 millones de inversión y unos resultados después de impuestos de 232 millones anuales.