Tapia del cementerio de Carabanchel donde será repuesta la placa retirada por Carmena
Tapia del cementerio de Carabanchel donde será repuesta la placa retirada por Carmena - MAYA BALANYA
Memoria Histórica

Nuevo ridículo de Carmena: repondrá la placa de los ocho carmelitas que retiró hace cuatro días

Varios operarios municipales quitaron el pasado viernes el homenaje a los frailes fusilados en agosto de 1936, durante la Guerra Civil, sin permiso

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid repondrá lo antes posible la placa de homenaje a ocho beatos carmelitas fusilados durante la Guerra Civil que retiró el pasado viernes del cementerio parroquial de Carabanchel Bajo tras asumir que su eliminación se produjo a causa de un «error interno». Fuentes municipales han indicado a Efe que la corporación municipal ha tomado esta decisión tras una reunión del equipo jurídico municipal, que ha llegado a la conclusión de que por un «error interno» se quitó la placa cuando esta no incumple la Ley de memoria histórica.

De hecho, la placa no figuraba en la relación de elementos que iban a ser retirados que facilitó durante un pleno del pasado mes de diciembre la delegada de Cultura, Celia Mayer. Según consta en el diario de sesiones, Mayer anunció que se retirarían, por su vinculación al Franquismo, la lápida a José García Vara, el monumento al Alférez Provisional, la lápida a los Caídos de Chamartín de la Rosa, los mártires de la Sacramental de San Isidro a los Caídos por Dios y por España en el Cementerio de San Isidro y la placa de los hermanos Falcó y Álvarez de Toledo.

La decisión de devolver la placa a su lugar original se ha producido dos horas después de que la propia Mayer defendiera que el Gobierno local ha cumplido con la legalidad y los procedimientos necesarios en la retirada de tres elementos desde el pasado viernes. Según explicó la delegada, todos ellos son «de titularidad municipal» y se retiraron de forma urgente por el proceso judicial abierto contra la institución por el abogado Eduardo Ranz, que acusa al Ayuntamiento de no aplicar la Ley de memoria histórica.

El Arzobispado de Madrid había expresado hoy su preocupación por la retirada de la placa en reconocimiento de los ocho beatos carmelitas fusilados durante la Guerra Civil situada hasta el pasado viernes en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo.