El cadáver del «Niño Sáez», el domingo, en Latina
El cadáver del «Niño Sáez», el domingo, en Latina - EFE
Sucesos

El «Niño Sáez» tenía datos de 49 depósitos de droga

Él y su banda fueron juzgados hace menos de dos meses por el robo de 181 kilos de estupefacientes en Málaga, por el que sumaban peticiones de 80 años de cárcel

MADRIDActualizado:

El «Niño Sáez» y su banda de butroneros contaban con datos y direcciones de nada menos que 49 depósitos judiciales de droga de toda España, una información que tenían anotada en un cuaderno y que le fue aprehendido por la Guardia Civil en una operación.

Así queda reflejado en el escrito redactado por la Fiscalía y que fue elevado a conclusiones tras el juicio que se celebró contra Francisco Javier Martín Sáez, de 36 años, y cuatro de sus secuaces hace menos de dos meses en Málaga. Otro de ellos es Jean Joseph Younes, «El Libanés». Entre todos, sumaban peticiones de cárcel de más de 80 años por robar 181 kilos de estupefaciente (133 de ellos, de cocaína), en noviembre de 2011, del búnker de la ciudad andaluza. La vista oral arrancó el 20 de marzo.

Pero a Sáez no le ha dado tiempo a conocer la sentencia, que está al caer: el domingo por la mañana era abatido a tiros por dos sicarios en su barrio de Puerta del Ángel (Latina), cuando acababa de aparcar el coche tras una noche de juerga.

Estaba considerado el mayor ladrón de España y se había metido en tratos con narcos colombianos

Precisamente esa, la pista de los chanchullos de droga en los que llevaba metido desde hacía unos años, es la principal hipótesis de trabajo del Grupo VI de Homicidios de Madrid. Pero no la única. Su pasado como alunicero y el haberse convertido en el mayor ladrón de España (sus botines se cuentan por millones y millones de euros) le tenían en el punto de mira de los muchos enemigos que se había granjeado.

Un final que se veía venir pero que tiene patas arriba a sus colegas de fechorías y a todo su entorno. La maraña de asuntos turbios en los que andaba metido, las deudas con narcos colombianos y las partidas y botines con los que se había quedado muestran cómo Sáez no supo «adaptarse» a los códigos del tráfico de estupefacientes de mediana y gran escala. Lo que parece también claro es que alguien le «vendió».

La Policía revisa operaciones recientes, como las detenciones por el robo al búnker de Cádiz y el alijo de 500 kilos del clan de «La Abuela»

Precisamente, a principios de mes, era detenida una banda que se apoderó de 290 kilos de droga del depósito de Cádiz en octubre de 2012. Los cuatro encartados están ya en prisión preventiva, pero se sospecha que hay más implicados y no se pierde de vista este suceso a la hora de relacionarlo con la supuesta implicación de Sáez. No hay tantas bandas de butroneros que se dediquen a ese tipo de «palos», tan especializados.

Las operaciones de droga más o menos recientes están siendo revisadas por los investigadores para determinar si la «vendetta» contra el «Niño Sáez» viene por alguna de ellas. La más reciente es la que acabó, el pasado abril, con la incautación de 500 kilos de cocaína oculta en ladrillos huecos a un clan de colombianos, españoles y dominicanos dirigido por un tipo apodado «La Abuela».