Una cunda en las inmediaciones de Sierra de Guadalupe
Una cunda en las inmediaciones de Sierra de Guadalupe - DE SAN BERNARDO

El negocio oculto de las cundas: las mafias de los taxis de la droga blanquean millones de euros

La Policía detiene a 29 personas e inmoviliza 97 vehículos a una red de narcos de la Cañada

MadridActualizado:

La última operación contra las cundas o taxis de la droga ha desvelado el ingente negocio de blanqueo de capitales que hay detrás de esta práctica. La reforma de la Ley de Seguridad Ciudad, que entró en vigor el 1 de julio de 2015, dota de más recursos a los Cuerpos policiales para eliminar esta lacra. Entre ellos está la inmovilización de los vehículos que las mafias «alquilan» a toxicómanos para trasladarlos a puntos de ventas de estupefacientes, especialmente la Cañada Real.

La delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y el jefe superior de Policía, Alfonso Fernández Díaz, dieron cuenta ayer del último dispositivo en este sentido: 29 detenidos y 97 coches incautados, además de 6 búnkeres de la droga demolidos. La investigación arrancó hace seis meses, en julio, cuando la Policía Nacional detectó un repunte de las denuncias vecinales de los entornos de la glorieta de Embajadores (distrito de Arganzuela) y de Sierra de Guadalupe (Villa de Vallecas); los principales puntos de salida de estos taxis de la droga hacia el poblado de la Cañada Real.

Lo habitual es que los clanes de narcos españoles utilicen a «machacas» que, por una pequeña cantidad de droga (por ejemplo, una micra), trasladan a cuatro toxicómanos hasta el asentamiento, a cambio de 5 o 6 euros por cabeza y viaje. Así, las mafias se aseguran réditos desde el escalafón más bajo del entramado, los traslados; pero también una clientela fija. Cuando los drogodependientes llegaban a las parcelas bunkerizadas, les despachaban las papelinas del modo habitual, a través de ventanucos y, casi siempre, por parte de las mujeres de la red criminal.

La operación policial ha sido coordinada por la Fiscalía Provincial. A los encartados se les imputa, entre otros, un delito de blanqueo de capitales procedente del tráfico de drogas; además, se ha decretado el embargo preventivo de varios inmuebles, tasados en más de dos millones de euros, y el bloqueo de activos financieros de elevada cuantía en ocho entidades de crédito. Agentes de la UDEF Central han realizado una investigación patrimonial para localizar el patrimonio y los bienes acumulados por los detenidos; de ella se desprende el enriquecimiento ilícito, según indicaron fuentes del caso.

Clan del Bigotes

La mayoría de los arrestados (cuatro de ellos, «cunderos») son españoles que contaban con detenciones anteriores. Son familiares o socios del clan del Bigotes, que ya fue objeto de una investigación policial en 2015. En aquella ocasión, una parte se inculpó y otra quedó en libertad; la que retomó el «negocio» familiar. Según los datos ofrecidos por la Jefatura Superior de Madrid, se ha pasado de la entrada de 568 personas cada hora a la zona marginal de la Cañada Real en 2013, a 237 a fecha de 31 de diciembre de 2016.