Los familiares de «Luisito», esta mañana, en el banquillo de los acusados
Los familiares de «Luisito», esta mañana, en el banquillo de los acusados - ABC

La mujer de «Luisito», en el banquillo por el crimen de su padre, denuncia que sus hermanos buscan a su suegro

La guerra entre dos clanes familares ha hecho extremar las medidas de seguridad. Hoy se elige al tribunal del jurado

MadridActualizado:

Yolanda Fernández López, que se sienta en el banquillo de los acusados a partir de hoy, junto a sus suegros, acusada de asesinar a su padre Juan Fernández San Segundo, el 29 de septiembre de 2015 en Arroyomolinos, ha denunciado a sus tres hermanos por merodear por la vivienda de su suegro con las peores de las intenciones. Así lo ha manifestado su abogado defensor, Marcos García Montes, en la Puerta de la Audiencia Provincial.

El letrado ha subrayado que se han extremado las medidas de seguridad con los tres reos, dada la guerrra sin cuartel desatada desde hace años entre los Fernández y los Romero, recrudecida a raíz del crimen de su marido Luis Romero Durán, conocido como «Luisito», el pasado 6 de abril cuando salían del despacho de García Montes en la calle de Fernando el Católico, tres días antes del inicio del juicio por lo ocurrido en Arroyomolinos. La vista se suspendió por el homicidio, cometido, supuestamente, por sus tres hermanos, que le descerrajaron un tiro en la cabeza. Así lo denunció ella ante el Grupo V de Homicidos.

El miedo se apoderó entonces de la familia, hasta el punto de que Yolanda se marchó fuera de Madrid y sus suegros, e imputados en la muerte de su padre, Rafael Romero y María Yolanda Durán, cambiaron de domicilio. Los tres acusados han entrado por el garaje y así lo harán durante la celebración de la vista oral, a pesar de que están en libertad, por temor a las represalias. En el caso también estaba procesado «Luisito». Se les acusa de la presunta comisión de los delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas y quebrantamiento de condena. La Fiscalía pide una pena de diecinueve años y seis meses de cárcel.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, «Luisito» y su padre fueron al concesionario de coches que regentaba su suegro y le tirotearon desde un vehículo para huir a la carrera. Mientras, las acusadas, prepararon todos los medios para la fuga. Se dirigieron a San Feliú de Guixols, en donde fueron detenidos y decomisaron varias arma de fuego. «Luisito» estaba en libertad, a la espera de juicio desde enero pasado.

García Montes ha señalado que las declaraciones de los tres procesados se producirán mañana. Hoy, el la Sección Sexta está teniendo lugar la elección de los nueve miembros del tribunal del jurado y los dos suplentes. «Hay cuatro recusaciones de los miembros del jurado. Vamos a pedir la expulsión del procedimiento de la acusación particular porque es parte en la causa, al estar imputados los hermanos de Yolanda ante el Juzgado de Instrucción número 16 por el asesinato de Luisito. Tenemos serias dudas de que comparezcan; suponemos que están en busca y captura», ha indicado.

En cuanto a la mujer de «Luisito» y su suegra, María Yolanda, ha manifestado que pedirá su absolución. «No tienen nada que ver con los hechos. No estaban en el lugar del crimen. El magistrado ya lo dijo en su día; como máximo se les puede acusar de encubrimiento, y, no es el caso. La primera es viuda y madre». Ha añadido que el trasfondo del asesinato de su padre, Juan Fernández, fue el homicidio de «Lele», un tío de «Luisito», registrado en septiembre de 2016 en Móstoles.

Inductora

Según otras fuentes, la inductora del crimen de Juan Fernández fue Yolanda, su propa hija. El motivo fue que estando su marido en prisión se buscó un amante, un asunto muy mal visto entre los «quinquis» a los que pertenecen ambas familias. Por ello, a pesar de la malas relaciones que tenía con su padre, este fue a verla y le recriminó su conducta. Un extremo que desató las iras de la joven que fue a contárselo a su marido, acusando a su padre de mentir. Por ello, tras salir de prisión, «Luisito» junto a su padre, Rafael Romero, acabaron con la vida de su suegro y con suegro. Sin pedir explicaciones. Así se las gastan estas familias.