Protesta de los trabajadores de la Residencia en febrero
Protesta de los trabajadores de la Residencia en febrero - ABC
Alcorcón

Muere un anciano en el jardín de una residencia de Alcorcón y se percatan al día siguiente

El sábado no fue a cenar y su compañero avisó a una auxiliar, pero no lo comunicó. Lo encontraron ayer por la mañana

La Comunidad de Madrid ha abierto una investigación interna para esclarecer por qué no se comprobó dónde estaba

MadridActualizado:

Miguel Gómez Hernando, de 80 años, murió de un infarto de miocardio en la Residencia de Mayores de Alcorcón el pasado sábado, según todos los indicios. Su cadáver fue encontrado sobre las diez de la mañana de ayer domingo en el banco de un jardín del centro, situado en la Avenida de Pablo Iglesias. Nadie, supuestamente, se percató hasta entonces de lo que le había sucedido a este anciano, según denunció a ABC el diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid, Raúl Camargo. Ahora la Consejería de Servicios Sociales de la Comunidad, de la que depende ese centro, está investigando los hechos.

La noche del sábado su compañero de mesa en el comedor comunicó a una auxiliar que Miguel no se había presentado, precisó el político. Al parecer, según fuentes del Gobierno regional, a veces este usuario, como era autónomo, se marchaba con su familia o no se presentaba a la hora de la cena. Lo cierto es que no se tomó ninguna medida y nadie comprobó dónde se encontraba hasta que ayer hallaron su cadáver en un banco, por lo que podría haber pasado toda la noche a la intemperie. Por ello, se ha abierto «una investigación reservada para ver por qué esta trabajadora no dio cuenta de ello a nadie», indicaron desde Servicios Sociales.

«Nadie nos informa de nada»

«No salimos de nuestro asombro. Han avisado a mi madre esta mañana de la residencia para decirle que mi tío había muerto. Nos parece mentira. Llevamos desde las cuatro de la tarde en el Anatómico Forense y nadie nos dice nada de nada», se queja un sobrino del difunto. «Mi tío estaba perfecto de salud, no tomaba ni una pastilla. Solo tenía problemas en una pierna debido a un accidente de moto que tuvo hace mucho tiempo y llevaba en ese centro varios años», agrega.

Su familiar lamenta que «nadie nos diga nada y que la poca información que tenemos sean los rumores de los familiares de los residentes o de estos mismos». Así, relata que algunos dicen que murió la noche del sábado y otros que alguien le vio salir a las siete de la mañana al patio.

«Mi padre estuvo muy desatendido en este centro. Mi hermana puso varias reclamaciones porque no le cambiaban» Un sobrino del fallecido

Sea como fuere, está muy descontento. Explica que su padre estuvo también en este centro. «Estaba muy desatendido. Mi hermana puso varias reclamaciones a la Comunidad de Madrid porque no le cambiaban o no le ponían ni ropa interior ni calcetines e incluso le llegaron a dar varias veces medicación que no era la suya. No puedo comprender cómo pueden tratar así a los mayores», recalca.

«Negligencia gravísima»

Camargo, explicó que, de confirmarse lo ocurrido, «una negligencia gravísima, ya que no puede estar un residente 10 o 15 horas muerto en un banco», pedirá la dimisión del responsable de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), que gestiona las residencias públicas, además de la del consejero de Asuntos Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, al que pedirá explicaciones. «Lo sucedido corrobora la falta de personal, la desorganización y deficiencias de todo tipo que venimos denunciado».

Desde Servicios Sociales lo niegan. Dicen que en 2016 se incorporaron 16 personas y este año otras 30 con contrato temporales. «El problema obedeció a la consolidación de las 1.400 plazas de AMAS, lo que obligó a los empleados a hacer horas extra para cubrir las vacantes. Ahora ya se ha resuelto».