Los bomberos sofocan el incendio de la tienda de alimentación
Los bomberos sofocan el incendio de la tienda de alimentación - EMERGENCIAS MADRID

Misterio en Arganzuela: una banda de encapuchados puede estar detrás de la explosión del «Minimarket»

Los dueños denuncian que un grupo sin identificar les amenazaron horas antes del estallido

MADRIDActualizado:

La Policía Nacional trata de averiguar si la explosión en una tienda de alimentación de Arganzuela, ocurrida en la noche del miércoles, resultó fruto de un accidente o bien pudo deberse a un ataque. Pese a que las primeras pesquisas apuntaban a una posible deflagración de gas, la denuncia posterior de los afectados provocó un giro radical en la investigación.

Los dueños del negocio, un «Minimarket» situado en la esquina entre las calles de Alicante y Batalla de Belchite, acudieron a la comisaría del distrito para poner en conocimiento de las autoridades las amenazas recibidas por un grupo de encapuchados horas de antes de saltar su local por los aires. Al parecer, no es la primera vez que reciben la intimidación de esta bandada -aún sin identificar-, siempre con el rostro tapado y con voces en su mayoría de hombre.

La pareja que regenta el establecimiento tiene claro que el estallido no fue accidental. En ese sentido, fuentes policiales señalaron ayer a este periódico la más que probable relación entre ambos episodios, aunque no cierran ninguna de las líneas abiertas. Se investiga, además, si las amenazas pueden tener un carácter xenófobo, dado que al menos uno de los comerciantes es de origen árabe.

La fuerte explosión tuvo lugar alrededor de las 22:15 horas del miércoles y afectó a todo el interior del comercio, haciendo saltar los cristales del escaparate, que quedaron esparcidos por la calle junto a otros elementos de la tienda. Alertados por el ruido, varios residentes del edificio de la calle de Alicante, 9, abandonaron sus casas a la carrera. El humo subió por el hueco de la escalera, hecho que obligó a los bomberos a desalojar al resto del vecindario por espacio de unos treinta minutos.

En el momento del estruendo no había nadie en el local ni tampoco en sus alrededores, por lo que ninguna persona resultó herida. El «Minimarket» está enfrente del colegio Miguel de Unamuno y a pocos metros de un parque infantil y un polideportivo. La tienda permanece cerrada desde entonces.