Dos trabajadores del - ISABEL PERMUY

Miedo en el circo por el auge animalista: «Si la situación sigue así, tendremos que emigrar»

Los espectáculos miran al futuro con incertidumbre; su preocupación es que los ayuntamientos prohiban sus funciones

El PP presentará una moción en el distrito de Carabanchel para condenar la agresión

MadridActualizado:

Los trabajadores del Circo Quirós aún tienen el susto en el cuerpo tras los ataques de radicales animalistas del pasado fin de semana. La situación, aunque no es nueva, remueve los temores y preocupaciones de un sector que aventura con resignación que tendrá que emigrar si no cesa el cerco a su actividad. Las agresiones y amenazas se suman al objetivo de algunos ayuntamientos, entre los que se encuentra el de la capital, por prohibir los espectáculos con animales.

Los circenses comprobaron durante los últimas días que las protestas de los animalistas van a más y no se quedan en una manifestación. «Nos había pasado otras veces, pero nunca con tanta violencia», explica el gerente del evento, Nacho Pedrera, tras las agresiones sufridas. El sábado, él mismo fue golpeado por unos encapuchados cuando les descubrió pintando en los carteles de la función: «Esclavistas hijos de puta, vais a morir». Solo 24 horas después, la Policía Nacional detuvo a cuatro individuos por saltar a la pista en pleno espectáculo y agredir a algunos de los domadores. «No tenemos miedo a esta gente, pero sí una gran preocupación porque no sabemos dónde va a terminar esto», añade Pedrera. La organización del Quirós, que destaca que toda la documentación está en regla, estudia aumentar la seguridad para evitar nuevos incidentes durante las actuaciones.

Los arrestados, libres con cargos

Fuentes policiales detallaron a este periódico que los cinco arrestados fueron puestos en libertad con cargos ayer por la mañana, tras prestar declaración en la Unidad de Información. Los agentes de la Policía Nacional y Municipal intensificarán la vigilancia en los próximos días, supeditada a si ocurren o no nuevos incidentes.

En realidad, la mayor preocupación remite más a la política que a los propios radicales. En ayuntamientos de la Comunidad de Madrid como Getafe, San Sebastián de los Reyes o Móstoles ya se han prohibido los circos con animales, como en algunos distritos de Madrid, como Villa de Vallecas o Arganzuela. «La inquietud está ahí, si la situación va a más no vamos a tener más remedio que emigrar», apunta Ivonne Kludsky, adiestradora de elefantes en el Circo Quirós. No obstante, desde la gerencia sostienen que estas decisiones están recurridas en los tribunales porque «no se puede vulnerar el derecho al trabajo».

Los grupos animalistas acusan a este y otros circos de «esclavismo y maltrato animal». El Quirós, que niega este extremo, trabaja con elefantes, caballos, camellos, llamas y cebúes, una especie bovina originaria de Asia. Kludsky asegura que la influencia de estos espectáculos es «cultural y pedagógica»; «Nosotros acercamos los animales a la gente, un contacto que de otra forma sería imposible». Ante la posibilidad de cambiar el número y prescindir de los animales, la respuesta es contundente: «Nunca, el circo es con animales. En ese caso nos iríamos». Uno de los argumentos es la afluencia de público: «Si la gente viene y le gusta, ¿por qué prohibirlo?». El Circo Quirós, que iba a estar en Carabanchel –junto al centro comercial Islazul– hasta el 29 de enero, prorrogará la función hasta el 19 de febrero.

El PP llevará al próximo pleno del distrito una moción de urgencia para que todos los grupos municipales condenen los ataques y se solidaricen con los trabajadores del Quirós. Además, solicitarán que se incremente la seguridad y que la Oficina de Odio abra diligencias contra los arrestados. El edil popular Álvaro González cree que «la situación es lo suficientemente grave para elevar esta proposición».