Guillermo Sierra, candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid
Guillermo Sierra, candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid - RAFA ALBARRÁN
Entrevista a Guillermo Sierra

«Las mareas blancas se pueden acabar con horas de diálogo»

Expresidente de la Organización Médica Colegial de España, cree que su experiencia es «necesaria» para mejorar el Colegio de Médicos de Madrid, cuyas elecciones se celebran mañana

MADRIDActualizado:

Este traumatólogo lleva más de 45 años dedicado a la Medicina. Además de especialista en todo lo relacionado con las lesiones del aparato locomotor, su vida profesional ha estado ligada a la gestión sanitaria. Guillermo Sierra es máster en Gestión Clínica y Dirección Médica, ha ocupado el cargo de vicesecretario y presidente de la Organización Médica Colegial de España entre 1989 y 2001, y entre 2001 y 2005, respectivamente. Una experiencia que cree «necesaria» para mejorar el Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) si gana las elecciones de mañana.

-¿Cuáles son los males del colegio?

-El colegio debe dedicar todo su esfuerzo a defender al médico y a la profesión médica. Estos días no paro, estoy visitando hospitales y centros de salud, y siempre me dicen lo mismo: «El colegio ni me defiende ni me representa». Si los médicos nos dan su apoyo le puedo asegurar que visitaré personalmente los hospitales, los centros de salud y lugares de trabajo del médico para escuchar a todos, a los de la asistencia sanitaria pública y a los de la no pública y así nos haremos una idea real de la situación asistencial.

-¿Por qué deben votarle?

-La Plataforma Profesional de Médicos, trabajará por defender al médico, sus intereses profesionales, personales y económicos, tanto en el sistema público como en las entidades del seguro libre. Nuestro trabajo va a consistir en colaborar con todos los agentes involucrados en el sistema.

-¿Cómo piensa lograrlo?

-Trabajando por la calidad asistencial, que es la razón de ser del Colegio. Es muy difícil alcanzarla con un médico insatisfecho en lo profesional o mal retribuido. Además lucharemos contra el intrusismo profesional, la publicidad engañosa y las agresiones.

-Ha sido una campaña llena de reproches. Le acusan de «robar» los datos de los colegiados para enviarles propaganda, ¿ha sido así?

-Robar es muy fuerte. La ignorancia muy atrevida. Los correos postales nos los ha dado el colegio previa petición a la junta electoral por escrito para todas las candidaturas.

-¿La suya es la «oficial» de la consejería de Sanidad, como critica alguno de sus rivales?

-No, por favor. Lo ha dejado muy claro el consejero de Sanidad y esto no da votos.

-¿Cree que sigue habiendo motivos para las mareas blancas?

-Las mareas blancas, igual que la emergencia de algunos partidos políticos, han sido la manifestación social de un desencanto, de un sentirse ignorados como ciudadanos, de verse engañados y en el caso que nos ocupa de unos recortes abusivos en Sanidad. Se quiere convertir la relación médico paciente en tendero ciudadano y esto no se puede consentir.

-¿Qué planes tiene para resolver ese conflicto?

-Lo que hay que hacer es profesionalizar los cargos directivos. Las mareas blancas se pueden evitar con muchas horas de diálogo constructivo y en este camino, si nos escuchan, siempre encontraran al Colegio de Médicos de Madrid. Si no lo hacen, estaremos enfrente.