Madrid

Rita Maestre: «Me quité la camiseta. No consideraba que un torso desnudo fuera ofensivo»

La portavoz municipal del Ayuntamiento declara en el juicio por el asalto a la capilla de la Complutense. Reconoce ante la fiscal los hechos y defiende lo que se hizo aquel día. No responde a las preguntas de las acusaciones

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre - EFE

La edil de Ahora Madrid, Rita Maestre, ha llegado este jueves a los Juzgados de lo Penal de Julián Camarillo a las 9.16 de la mañana. Ante la atenta mirada de decenas de periodistas y cámaras, la portavoz municipal, arropada por amigos, su madre y varios componentes del departamento de prensa, se ha adentrado en la sala del Juzgado número 6 sin hacer declaraciones. Se le acusa de un delito contra los sentimientos religiosos tipificado en el artículo 524 del Código Penal. El Ministerio Fiscal pide un año de prisión para ella y el otro acusado de Podemos, Héctor Meleiro.

A las 10.05 ha comenzado la vista oral. La primera en declarar ha sido la concejal, que, durante una intervención de 34 minutos, ha respondido únicamente a las preguntas planteadas por el Ministerio Fiscal a petición expresa de uno de sus abogados, Gonzalo Martínez-Fresneda, y las cuestiones de su defensa.

Titubeando en ocasiones, visiblemente tensa y con su tono tenue, Maestre ha reconocido que participó en los hechos, pero que lo hizo de forma «espontánea». «Yo bajé de clase. Fui a la cafetería de la facultad, que estaba en el pasillo donde ocurrían muchas cosas. Era una universidad muy activa donde siempre pasaban cosas. Vi el grupo, donde había compañeros que conocía, y me sumé», ha manifestado. Ha recordado que había entre 15 y 20 personas, y no medio centenar como apuntan las acusaciones, Alternativa Española y el Centro Jurídico Tomás Moro.

A la cuestión de la fiscal sobre cómo se enteró de cuál era el objeto de la «performance», la integrante de Podemos ha dicho que le informaron de que se trataba de una «protesta pacífica» que tenía como «objetivo la existencia de una capilla católica en la universidad pública».

Se quitó la camiseta de forma espontánea

La portavoz ha señalado que el acto no estaba programado, que ella supiera, y que según se incorporó a la marcha le entregaron un velo morado y se lo colocó. No recuerda que el capellán impidiera el paso y mucho menos que se le empujara. «Era un acto pacífico», ha recalcado.

El Ministerio Público le ha leído los lemas que se coreaban en el interior de la capilla para comprobar si los recordaba: «Vamos a quemar la conferencia episcopal», «el Papa no nos deja comernos las alemejas»,… Maestre ha fruncido el ceño y ha respondido: «No recuerdo la literalidad de lo que se dijo».

La procesada ha confirmado que entró en el oratorio y que se ubicó junto al altar. Ha indicado que solo había dos personas dentro, una de ellas el capellán. Allí se quitó la camiseta. Ha enfatizado en aclarar, también su abogado, que no se desnudó: «Yo no me desnudé, me quité la camiseta”. Lo hizo, ha dicho, de forma espontánea. No consideraba que un torso desnudo fuera ofensivo», ha precisado.

La fiscal ha puesto la lupa en el hecho de que una estudiante de 3º de Ciencias Políticas debía saber que la libertad religiosa es un derecho protegido en la Constitución, como ha admitido Maestre, quien ha argumentado que la protesta era «una reivindicación para que los espacios públicos estuvieran libres de capillas católicas» y no contra el sentimiento religioso.

Subraya las disculpas a Osoro

«¿A día de hoy le parece legítima esa protesta en un Estado de Derecho?», le ha inquirido la fiscal. «Vistas las consecuencias, digo yo que nadie haría algo así teniendo en cuenta que nos estamos enfrentando a un proceso penal», ha pronunciado Maestre. No obstantes, ha defendido lo que hizo: «Creo que las protestas pacíficas son legítimas».

El abogado de Maestre ha querido dejar constancia a través de la declaración de su defendida que promovió por iniciativa propia sus disculpas al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. «El señor Osoro las reconoció y también me dijo que era muy importante que desde las instituciones y desde los cargos púbicos se señalara la importancia de la libertad religiosa, que yo nunca he puesto en duda». Ha alegado que no era consciente de que cometía un delito y que en «ningún caso» creía que «atentaba contra la libertad religiosa».

El caso

El Juzgado de lo Penal número 6 trata de esclarecer si Rita Maestre y Héctor Meleirlo incurrieron en un delito contra los sentimientos religiosos al participar ambos el 10 de marzo de 2011 en el asalto a la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense. Se prevé que la sesión se dilate durante cinco o seis horas –inicialmente había 22 testigos llamados a declarar, entre ellos el hermano de Íñigo Errejón, Guillermo–.

Las dos acusaciones del caso son el partido político de derechas Alternativa Española (AES), quien llevó inicialmente la querella criminal a los tribunales, y el Centro Jurídico Tomás Moro, entidad que se sumó posteriormente.

Queda por ver si la portavoz entrega su acta como concejal si es condenada. Manuela Carmena y todo su equipo llevan incumpliendo el código ético de Ahora Madrid desde que llegaron a Cibeles, ya que, según su apartado 1.4, solo por estar imputada por un delito que atenta contra los Derechos Humanos (el artículo 19 de la Declaración Universal establece que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión) se debe renunciar o cesar del cargo. Maestre nunca ha sido clara en este asunto. Su última respuesta, el pasado jueves fue un «lo evaluaremos».

Toda la actualidad en portada

comentarios