Madrid «reinventa» sus bancos

Los madrileños, a través del portal de participación, tienen una semana para elegir el proyecto ganador entre doce bocetos

MadridActualizado:

Clásicos o futuristas, diseñados en madera, caucho o acero, con grada y aparcamiento para bicicletas o inspirados en el servicio de BiciMad. Así son las innovadoras e inverosímiles propuestas de bancos que los madrileños pueden votar, desde el lunes pasado y hasta el próximo miércoles 27, para dar un nuevo aire al mobiliario urbano de la capital.

El Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con el Colegio de Arquitectos (COAM), convocó un concurso de ideas internacional para diseñar los nuevos bancos de Madrid. Con la premisa de diseñar un mobiliario funcional, versátil y adaptado a diferentes espacios urbanos, se registraron un total de 218 propuestas, de las cuales se seleccionaron una docena, según criterios de viabilidad, sostenibilidad y confort, apuntan fuentes del área municipal de Desarrollo Urbano. Un jurado integrado por representantes municipales de las áreas de Urbanismo, Medioambiente, Cultura y miembros de los colegios profesionales de arquitectura, ingeniería y diseño industrial procedieron a esta criba.

Ahora, seleccionados los proyectos que más se acercaban a la idea demandada, se ha abierto un proceso de participación ciudadana para todos los madrileños mayores de 16 años. Cada uno de estos doce diseños están disponibles en la web municipal de participación ciudadana y contienen tanto un boceto de los bancos como una breve documentación en la que se explica la inspiración, los materiales empleados, su adaptación a los diferentes espacios y su uso. Cada uno de los diseños acumulará puntos según las votaciones de los participantes y después se someterán al análisis del jurado. Se premiarán hasta tres propuestas y cada una recibirá una dotación económica de 15.000 euros. El ganador se hará público el mismo día en la que acaba la votación.

Aunque aún no han trascendido los barrios en los que se situarán estos bancos, sí se tiene claro que será en lugares públicos como jardines, plazas, parques u otras vías, con la condición indispensables de que cada uno de ellos encaje perfectamente en estos espacios.

Este mobiliario, innovador y acaso transgresor si atendemos a la estética de la ciudad, no solo atiende a criterios de funcionalidad y comodidad, sino que también ha previsto un componente más intangible, como es que su diseño potencie el papel socializador. Así, algunos de los bocetos, como el bautizado como Benditas Costumbres, pretende resucitar el hábito de salir a la calle a «tomar el fresco» como lugar de reunión.

El Ayuntamiento asegura que uno de sus objetivos es que la vía pública se convierta en un punto de encuentro y permanencia, donde los bancos juegan un «papel fundamental». En este caso persigue su propósito con este concurso, pero anteriormente ya lo hizo de un modo menos organizado y casual. El pasado mes de abril, se retiraron los pinchos que rodean la fuente de la Puerta del Sol, para que los viandantes pudieran sentarse.

Diferentes estilos

Aunque todos los diseños tratan de adaptarse a estas indicaciones, cada uno de ellos cuenta con una identidad propia y con un grado dispar para instalarlo. Uno de los más complicados, a priori, es A_Park_Ando, una estructura de 12,5 metros cuadrados que contiene hasta un aparcamiento para bicicletas. Estas se depositarían en la parte baja de una especie de graderío que actúa como banco para doce personas. Sus autores apuntan que se trata de un «sistema de ocupación del asfalto urbano para convertirlo en un espacio de interacción». En otro extremo está Sienta Madrid, un sistema de sillas plegables, inspirado en BiciMad, para colocarlas en cualquier parte de la ciudad.

No obstante, se han diseñado otros bancos que se acercan más a la idea clásica de este tipo de mobiliario, como Balle Malle Hupe und Artur o Mucho Gusto Madrid, siguiendo la estructura de un respaldo sobre un asiento de madera o metal, aunque el primer impacto visual diste de ese estilo.