Azca, distrito financiero de Madrid
Azca, distrito financiero de Madrid - ABC
Informe inmobiliario

Madrid acapara un 60% más de inversión en el sector de oficinas que Barcelona

La región alcanzó un volumen de negocio de 1.324 millones en 2017 frente a los 835 de la Ciudad Condal

MadridActualizado:

Madrid ha asistido a un cierre de 2017 en el sector de oficinas que pronostica un 2018 «histórico». Así lo revelan todos los indicadores de inversión que manejan los expertos inmobiliarios. Unos datos muy positivos para la región que consolidan a la capital como la plaza más atractiva para que las empresas sitúen sus sedes. De hecho, sigue siendo el mayor polo de captación de capital en el mercado de oficinas con un volumen de negocio de 1.324 millones de euros –el 61% del total agregado–, frente a los 835 millones de la Ciudad Condal. La contratación de oficinas en alquiler fue de 570.000 metros cuadrados en la capital, frente a los 300.000 metros cuadrados de Barcelona.

Así se desprende del último informe sobre el sector elaborado por la consultora Knight Frank en el que auguran una mayor actividad del sector en Madrid, durante este año, por la rotación de activos en las socimis y los fondos para cumplir con sus planes de negocio. En Madrid más del 40% de la inversión total de 2017 correspondió a fondos, que desplazaron, junto con las socimis, al resto de actores inmobiliarios durante la segunda mitad del año pasado.

Las diferencias notables entre las dos capitales han aumentado fruto de los efectos de la inestabilidad política de la deriva independentista y la caída del turismo que ha sacudido Cataluña. Los expertos consultados, destacan que el ritmo de creación de empresas se ha ido reduciendo en Cataluña desde el verano, mientras que en la Comunidad de Madrid se ha incrementado, superando a comienzos de 2018 las 185.000 empresas inscritas en la Seguridad Social.

Rentas competitivas

«La capital sigue siendo la localización clave en España por su gran abanico de oportunidades. La absorción neta aumenta desde hace varios años y los niveles de renta son todavía altamente competitivos en comparación con las principales plazas europeas», explica a ABC Raúl Vicente, director de oficinas de Knight Frank. Sin embargo, los expertos señalan el camino que la ciudad debería recorrer para convertirse en una «súper ciudad»: «Entre los grandes retos a los que tendrá que enfrentarse se encuentran la movilidad, la adaptación a la revolución tecnológica que vivimos aplicada al servicio de la ciudad, la eficiencia, el acceso a la vivienda y una oferta de oficinas acorde a la demanda internacional, entre otros», destacan en el citado informe.

El precio medio en el CBD (siglas de distrito financiero, en inglés) de Madrid sigue la tendencia creciente de los últimos años. La capital supera ya los 8.000 euros por metro cuadrado de media, mientras que en Barcelona se quedan en los 6.900. El precio medio más elevado del año pasado se alcanzó en la sede de Barclays en la plaza de Colón, comprada por CBRE Global Investors a Barclays por 14.000 euros el metro cuadrado.

Destacan operaciones singulares como la compra de la Torre Serrano por parte de Infinorsa o la venta del parque empresarial Isla Chamartín a Tristan Capital y Zaphir Asset Management por 103 millones de euros. También la adquisición del Palacio de Miraflores de la Carrera de San Jerónimo, por 60 millones por Remer Investment o el edificio Los Cubos, por Henderson Park y Therus Invest, por 52 millones.

«El buen comportamiento de la economía se deja notar especialmente en la contratación de oficinas en Madrid, con cifras de absorción precrisis, y de Barcelona, con un crecimiento más moderado pero sólido. Con una demanda en constante crecimiento y una baja disponibilidad de superficies de calidad en los entornos más demandados, ambos fundamentos empujarán al alza a las rentas prime», añade Raúl Vicente. Este destaca entre los retos del sector la contribución de las oficinas a la retención del talento. «Los espacios atractivos, motivadores, flexibles, bien ubicados y con todos los servicios serán la clave», concluye.