Madrid

Un juez ahorcado, una monja muerta y carteles de «Gora Alka-ETA»: la obra de títeres de Carmena

Dos anarquistas, uno con antecedentes por robo con fuerza, fueron arrestados ayer en Madrid tras desplegar un cartel de «Gora Alka-ETA» en una función infantil «supervisada» por el Ayuntamiento

M. J. ÁLVAREZ/CARLOS HIDALGO/IGNACIO S. CALLEJA Madrid - Actualizado: Guardado en: España Madrid

Los primeros carnavales organizados por el Gobierno de Manuela Carmena, de Ahora Madrid, no pudieron tener un peor estreno en la capital de España. Dos integrantes de la compañía Títeres desde Abajo, anarquistas y antisistema, fueron detenidos en la tarde de ayer acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo tras desplegar durante un espectáculo infantil una pancarta que rezaba «Gora Alka-ETA», en un juego de palabras relacionado con «Al Qaeda» y con alcaldesa, «alkatea» en euskera, según indicaron a ABC fuentes de la investigación.

Esa fue la gota que colmó el vaso de los indignados padres que no entendían nada, hasta el punto de que, visiblemente molestos, pararon la obra y llamaron a la Policía. Todo se desarrolló durante la función titulada «La bruja y don Cristóbal», con el subtítulo: «A cada cerdo le llega su San Martín», destinada a un público infantil, de 5 a 8 años, que arrancó a las cinco de la tarde en la plaza del Canal de Isabel II del distrito de Tetuán. La función estaba resultado «extremadamente violenta, surrealista y a todas luces inapropiada para menores», a decir de los asistentes, que no salían de su asombro y protestaban sin cesar, ya que lo que iba a ser una tarde de diversión se convirtió en un «esperpento insólito y en un cúmulo de despropósitos».

En ella, se apuñalaba a un policía, se cometía una violación y, además de crucificar a una monja, aparecía un muñeco de guiñol representando a un juez ahorcado, agregaron, visiblemente irritados. La paciencia de los padres estalló sobre las 17.30 horas, y avisaron al 091. Los primeros en acudir fueron los agentes de la Policía Municipal del distrito de Tetuán, que procedieron a la detención de los dos sujetos que manejaban los títeres. Después, pusieron los hechos en conocimiento de la Brigada de Información de la Policía Nacional, adonde fueron traslados. Se trata de Alfonso L. F., natural de Almería, de 29 años, y Raúl G. P., de 35, este último con antecedentes por robo con fuerza.

El Ayuntamiento denunció en Plaza de Castilla

En la trama, los comediantes «reviven a Don Cristóbal Polichinela, ese oscuro personaje de la tradición popular ibérica. En esta ocasión, llegará a Tetuán para imponer su voluntad a base de cachiporra. Sin embargo, también habitará en estas tierras una bruja que tiene la firme decisión de amar su libertad por encima de todo y no dejarse pisotear por ningún Don Cristóbal, por mucho que este lo intente». Así se anuncia el argumento en la programación municipal del carnaval.

Desde la compañía no quisieron dar ninguna explicación sobre el incidente. Sin embargo, los dos arrestados indicaron que la representación contaba con el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid. Se da la circunstancia de que Títeres desde Abajo, vinculada a colectivos antisistema, anarquistas y «okupas», fue contratada por el Área de Cultura y Deportes, que dirige la concejal «okupa» Celia Mayer, que ha acaparado la atención mediática estos días por sus tropiezos con la Ley de la Memoria Histórica.

El consistorio asegura que miembros de Madrid Destino presentes en el guiñol pararon la obra por el «cúmulo de hechos ofensivos»
Los padres aseguran que fueron ellos, indignados tras 20 minutos de un espectáculo violento y surrealista

Aunque los detenidos manifestaron que la obra fue supervisada por el consistorio, este lo negó y anunció en un comunicado que tomará medidas legales por lo sucedido. El Ayuntamieto, a través de Madrid Destino, interpuso la correspondiente denuncia en el juzgado de guardia de Plaza de Castilla. Además, aseguró que la concejalía estudia depurar responsabilidades sobre la programación de este evento. «Los artistas contratados han realizado acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmente irrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad propuestos por el Ayuntamiento».

Se excusaron alegando que ellos no conocían el contenido del espectáculo, ya que designaron a un director artístico para que diseñara la programación del Carnaval 2016. Además, aseguraron que fueron los responsables de Madrid Destino presentes en la representación de títeres, quienes paralizaron la obra -en contra de lo manifestado a ABC por los asistentes-, por el «cúmulo de hechos ofensivos». En su escrito, lamentan lo sucedido y garantizan que las decenas de actividades de estas fiestas se desarrollarán este fin de semana con total normalidad.

Los argumentos del Área de Cultura no parecen muy sólidos. Si no conocían a la compañía, un extremo que deberían, basta echar un vistazo a su página web o a su obra anterior, titulada «En la plaza de mi pueblo. Akelarre músico y festivo de títeres y bestias». En mayo pasado, se representó en varias casas «okupas», entre ellas la del barrio burgalés de Gamonal. Entre los personajes de la trama estaban: «Republicanos sodomitas, guardias cerriles, héroes de guerra radiactivos, burros veganos, exjefes de Estado, jornaleros sin tierra, trotamundos y muertos de hambre».

Asimismo, este grupo ha participado en encuentros sobre okupación y suelen utilizar locales de la CNT, en jornadas libertarias y contra la denominada «Ley Mordaza», en distintos puntos de España. En Madrid, su presencia ha sido también recurrente en centros okupas como La Enredadera (Tetuán), La Brecha (Vallecas) y La Piluka (Barrio del Pilar).

El PP exige la destitución de Mayer

Las reacciones de la oposición no se hicieron esperar. El portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Iñigo Henríquez de Luna, afirmó que la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, debe ser «destituida inmediatamente» por parte de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien «no puede permanecer callada».

La portavoz adjunta del PSOE, Mar Espinar, dijo no poder entender cómo se puede firmar un contrato con una compañía sin tener las suficientes referencias y sin visualizar lo que se va a representar, máxime en un espectáculo infantil», añadió, para acusar a Ahora Madrid de «no saber gestionar».

El senador de Podemos, Ramón Espinar, admitió el «error» que supuso la contratación de Títeres desde Abajo para representar una función infantil en el marco del Carnaval de Tetuán durante la cual se mostró un cartel con el lema «¡Gora Alka-ETA».

«Lo del Carnaval de Madrid ha sido un error», señalado en su cuenta personal de la red social Twitter después de que se hayan pedido responsabilidades al Ayuntamiento de Madrid gobernado por Podemos por este incidente. En cualquier caso, recalcó que cuando se comete un error es necesario asumirlo, pedir disculpas y poner «los medios» necesarios para que no se repita, recogió la agencia Ep.

Toda la actualidad en portada

comentarios