Aspecto actual del túnel, que será rehabilitado por el Consistorio; a la derecha, José Bonaparte
Aspecto actual del túnel, que será rehabilitado por el Consistorio; a la derecha, José Bonaparte - ABC

Joya oculta en Madrid Río: el túnel de Bonaparte reabrirá en 2019 con una sala de cine

Ayuntamiento y Patrimonio ultiman el proyecto de reforma del pasadizo, construido en 1811 para conectar el Palacio Real con la Casa de Campo

MADRIDActualizado:

En 1811, en plena Guerra de Independencia, José I Bonaparte reinaba en España desde el Palacio Real de Madrid, con la inquietud propia de quien sabe que vive y manda en territorio enemigo. Obsesionado por contar con una vía de escape ante un posible ataque, ordenó construir un pasadizo que conectara su residencia con la Casa de Campo. Después de más de dos siglos oculto, el Ayuntamiento de la capital y Patrimonio Nacional ultiman la reapertura de este túnel para 2019, de nuevo como paso peatonal entre los Jardines del Campo del Moro y Madrid Río pero con una particularidad: tendrá una pequeña sala de cine para la proyección de cortos y documentales.

El proyecto, aún en redacción, es un viejo anhelo del Consistorio, heredado de la corporación anterior (PP). El túnel, con una longitud de 55 metros, conserva buena parte de su estructura original, si bien una parte cuenta con una apariencia completamente renovada y moderna. Así quedó tras las obras de soterramiento de la M-30, finalizadas en el año 2011, perfectamente dispuesto para una hipotética apertura. Este tramo, el más próximo a Madrid Río, es de titularidad municipal, mientras que el otro extremo, que abarca hasta los jardines del Moro, lo es de Patrimonio.

Fuentes municipales explicaron a ABC que el objetivo es abrir un pasillo peatonal que conecte la ribera del Manzanares con el Palacio Real y su entorno, con los Jardines de Sabatini y, por último, con la plaza de España. Incluso se prevé instalar un elevador para salvar el desnivel en el paseo de la Virgen del Puerto. No obstante, los trabajos en estas zonas no comprenden un todo, sino que son independientes entre sí. La previsión es que el proyecto del túnel quede completamente redactado este año y, tras las obras, todo esté listo antes de que acabe la presente legislatura. El diseño, consensuado entre las dos administraciones, ha sido encargado al estudio de arquitectura Porras La Casta, en colaboración con Burgos&Garrido.

Una valla en el interior del túnel actúa como una suerte de línea del tiempo entre el presente y los tiempos de Napoleón. En el extremo próximo a Madrid Río el pasadizo parece un búnker, con suelo y paredes de hormigón, una claraboya, escaleras y hasta un ascensor. Al otro, frente a los espectaculares Jardines del Moro, se encuentra lo que se conserva de la parte primigenia; con paredes de ladrillo visto, el suelo empedrado y sin otra luz que la que entra por el acceso cerrado. Este último tramo concentrará buena parte de las actuaciones, ya que se encuentra prácticamente virgen. Cuando abra, los madrileños y visitantes de la capital sortearán bajo tierra las carreteras que separan la Casa de Campo y el Palacio Real. «Se pondrá en valor el acceso desde Virgen del Puerto, que pasa casi desapercibido y sin duda es la mejor vista del palacio», valora la directora general de Intervención de Paisaje Urbano y Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid, Marisol Mena.

Parte del túnel donde el Consistorio planea instalar una sala de cine
Parte del túnel donde el Consistorio planea instalar una sala de cine- ABC

Adecuación y acondicionamiento

Desde el área de Patrimonio sostienen que lo primero será adecuar el túnel a la normativa en materia de seguridad y acondicionamiento. La primera fase, detallan, se centrará en arreglar los accesos y salidas, aseos, ascensores, iluminación y demás aspectos. Mena explica que están a la espera de un informe de Calle 30 para empezar a trabajar en los conductos de ventilación. «Aunque en nuestra parte no se necesita una gran obra, sí tenemos que adaptar el túnel a la normativa», detalla. El hecho de que esta empresa municipal esté implicada en la reforma del pasadizo es porque se halla junto a los túneles de la vía de circunvalación y una de sus salidas de emergencia desemboca en la parte reconstruida.

De las obras de soterramiento, precisamente, surgió una sala que servirá en el futuro para la proyección de cortos y documentales. Se trata de un espacio de unos 300 metros cuadrados, con 7 metros de altura, situado aproximadamente bajo el Puente del Rey; es el final de la galería de Bonaparte, que salva el Paseo de la Virgen del Puerto y la M-30. Esta será la segunda fase del plan, todavía en estudio. Si bien está decidida su instalación, aún se trabaja con la Cineteca en cuál será la fórmula. Sobre la mesa hay varias opciones. Una es la emisión de documentales históricos, relacionados con la historia del túnel. El deseo, no obstante, es ir más allá y contar con una nutrida programación cinematográfica con temática variada. La indefinición actual de este extremo impide que el Ayuntamiento detalle el coste total de la operación. «Estamos a la espera de algunos detalles para poder dar una cifra aproximada, aunque no será mucho porque una parte ya está hecha», asegura Mena.

En la futura sala de cine se proyectarán cortos y documentales
En la futura sala de cine se proyectarán cortos y documentales- ABC

Tesoro desconocido

El túnel de Bonaparte es un completo desconocido para el grueso de los madrileños, aunque fue construido hace más de dos siglos y destaca como uno de los grandes vestigios de la Guerra de Independencia en la capital. Diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva, fue concebido como una vía de escape desde el Palacio Real hacia la Casa de Campo. José I, hermano mayor de Napoleón, asumió el trono tras la abdicaciones de Bayona y siempre vivió atemorizado. Obsesionado con su seguridad, ordenó excavar esta galería para huir en caso de emergencia. Era habitual que «Pepe Botella», como fue bautizado por su presunto alcoholismo, se retirara a hurtadillas al palacete de los Vargas, donde acabó asentándose.

Reformado en 1891, reabrió parcialmente durante la II República, tras confiscar el Estado a la Casa Real sus propiedades de la Casa de Campo y la zona del palacio, convirtiéndose en dos parques de uso público. Fue una segunda vida realmente efímera, pues pasada la Guerra Civil, cuando fue empleado como fuerte y depósito de munición republicano, cerró definitivamente.

El uso con el que se iba a recuperar al túnel de Bonaparte fue una de las primeras cuestiones que se abordaron tras rescatar el proyecto de apertura, hace ahora tres años. Una de las propuestas era que tuviera una apariencia museística, con la instalación de paneles e imágenes en sus más de 50 metros de longitud. Esta opción, en cambio, fue descartada rápidamente. «No queremos que sea algo estático, sino dinámico con vida. Además, no deja de ser un túnel y esa opción no termina de encajar», aclara Marisol Mena.

Configurarlo como un museo supondría un refuerzo en la vigilancia para evitar actos de vandalismo. No obstante, aunque no tendrá ese uso, la seguridad es otro de los temas abordados en la configuración inicial del proyecto. El Consistorio avanza que tanto ellos como Patrimonio Nacional pondrán especial atención en este extremo. Con el fin de evitar asentamientos de indigentes, el túnel estará abierto con el mismo horario que los Jardines del Campo del Moro, también gratis. Se aplicará un modelo similar al del parque de El Capricho, con una afluencia limitada para eludir aglomeraciones y desperfectos. Aunque aún debe definirse, es probable que el pasadizo cuente con unos tornos que contabilicen los visitantes.