Paco Roca posa para ABC en el Jardín de los Combatienes de la Nueve; al lado, una viñeta de la obra «Los surcos del azar»
Paco Roca posa para ABC en el Jardín de los Combatienes de la Nueve; al lado, una viñeta de la obra «Los surcos del azar» - BELÉN DÍAZ/ABC

En los jardines de La Nueve con Paco Roca: «El batallón por fin tendrá el espacio que merece»

ABC visita junto al dibujante el espacio que recordará a los soldados españoles que inspiraron su obra «Los surcos del azar»

MadridActualizado:

Madrid reivindicará este jueves el valor en la Historia de los combatientes de La Nueve, el batallón de españoles que liberó París del nazismo. En el jardín que llevará su nombre, en el distrito de Ciudad Lineal, el novelista gráfico Paco Roca recordó los nombres que inspiraron su obra «Los surcos del azar»; una narración que, como la capital, busca desenterrar un episodio casi oculto de la Segunda Guerra Mundial. «Fue un hecho heroico y merece todo nuestro reconocimiento», reflexionó el dibujante para ABC.

La viñeta en la que un tanque de la 9ª Compañía de la División Leclerc irrumpe en los Campos Elíseos será la invitación al acto, al que asistirá Manuela Carmena con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. La intención del Ayuntamiento parece solaparse al deseo de Roca cuando plasmó el cómic. «Me gustaría pensar que la historia de este batallón por fin tendrá el impulso definitivo para ocupar el espacio que merece; en otros países ya se habría hecho de todo», reflexionó.

«Los surcos del azar», con más de 30.000 ejemplares vendidos, gira en torno a varios elementos, que tienen que ver tanto con el valor histórico como con el sentimental. Una de las premisas de Paco Roca era desligar la historia de La Nueve del mito. «Quise colocarlo en su justa medida, en muchos casos se pasa directamente de la ignorancia a la leyenda y no es necesario».

La crónica sobre estos hombres, punta de lanza de la liberación de París, se hizo casi por casualidad. Roca, que se encontraba de viaje en la ciudad francesa, recuerda que quedó atrapado al instante. «Coincidí con dos supervivientes en el Instituto Cervantes y me embarqué en esta historia increíble; no solo por la liberación en sí, sino por todo lo que significa». Precisamente uno de ellos, Rafael Gómez, estará en la presentación del jardín.

Homenaje a los exiliados

Gómez inspira a uno de los personajes de la novela, que a su vez es utilizado por Roca como un recurso para representar las ausencias de la guerra. «Utilizo esta reserva para recordar a todos aquellos que no han querido resucitar esa angustia, ya sea en este caso como en otros», apunta. Roca, así, pone nombre y apellidos a una realidad que se oculta tras los literarios nombres de los carros de combate, «Belchite», «Teruel», «Don Quijote», «Madrid»...

Sin embargo, el recurso principal en ese sentido es la figura de Antonio Machado, como indica el propio nombre de la novela. El dibujante entendió que los surcos de los que habló el autor sevillano llevaron a muchos republicanos a un exilio «casi perpetuo». «Era difícil meter la figura de Machado, pero a la vez muy necesaria», sostiene. Machado, asegura Roca, representa «la tristeza del exilio»: «es un símbolo de lo que sintieron aquellos españoles».