Una de las calles que se cambiarán y la historiadora
Una de las calles que se cambiarán y la historiadora - ABC

La hija de la primera mujer de Fidel Castro asesora a Carmena para borrar el callejero franquista

El Ayuntamiento pagará al departamento que dirige Mirta Núñez Díaz-Balart en la Complutense, a pesar de que ha confundido varios nombres en su purga

MADRIDActualizado:

El equipo de gobierno deManuela Carmena aprobó el pasado martes en Pleno ordinario –con el apoyo de los socialistas y Ciudadanos– una propuesta para retirar el nombre a 30 calles de Madrid. Estas vías rinden homenaje a golpistas de 1936, la época de la Guerra Civil y la dictadura franquista, aunque en apenas dos días ya se han contabilizado varios errores con los personajes señalados. Para elaborar esa relación han contado con un informe justificativo de la Cátedra «Memoria Histórica del siglo XX» de la Universidad Complutense.

La misma está dirigida por Mirta Núñez Díaz-Balart, hija de la primera y única esposa del dictador Fidel Castro y hermanastra del único hijo reconocido del mandatario, el físico-matemático Fidel Castro Díaz-Balart. Su padre era el abogado cubano Emilio Núñez Blanco, un anticastrista. Esta mujer es periodista, docente en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y, desde 1983, cuando terminó su tesis en la UCM «La Prensa de las Brigadas Internacionales» se ha centrado en el periodo de la república, la Guerra Civil y la posguerra, aunque no vivió ninguno de estos periodos de cerca.

La justificación que dio de su pasión por estos temas en una entrevista en el medio digital República Cultural fue la siguiente:«La verdad es que me pareció tan hermoso que me puse a investigar sobre ello». Por los trabajos de los que es responsable esta republicana adherida para cumplir la Memoria Histórica en Madrid existe una colaboración económica por parte del Ayuntamiento «cuyos detalles se están cerrando», especificaron desde el Área de Cultura y Deportes del Consistorio.

Este departamento universitario cuenta, además, con entidades colaboradoras. Una de ellas es la Asociación de la Memoria Social y Democrática, fundada por Miguel Núñez González, comisario político en la Guerra Civil en el bando republicano. Era el encargado de impartir la ideología a los soldados –en su mayoría reclutados por la fuerza–, de infundir el orden, la disciplina y evitar la deserción. De esta asociación, Núñez Díaz-Balart es también vicepresidenta. La institución encargada de señalar al callejero madrileño cuenta con la colaboración de la Fundación 1 de Mayo, de Comisiones Obreras, y la Fundación Largo Caballero, de UGT.

Errores y coincidencias

El resto de grupos políticos del Ayuntamiento y la ciudadanía no han opinado ni participado en la elaboración del listado con las 30 calles. Según indicó el gobierno municipal han decidido guiarse por la Cátedra de la Memoria Histórica «porque es la única en España especialista» en esta disciplina. Si el mismo martes en que se dio a conocer el listado, Ahora Madrid tuvo que rectificar con la plaza de Juan Pujol (en Centro) al confundir la biografía del franquista Juan Pujol Martínez con el espía que contribuyó a la derrota del ejército nazi en la II Guerra Mundial, Juan Pujol García alias «Garbo», ayer se conoció otro fallo.

El aviador Francisco Iglesias Brage, según historiadores, no bombardeó Málaga. Según consta en un artículo de la Real Sociedad Geográfica Española sobre Francisco Iglesias Brage, el personaje que querían hacer desaparecer del callejero, amigo de Federico García Lorca y Luis Cernuda, dio una charla en la Residencia de Estudiantes en los años 30, arropado por Lorca –quien le dedicó un poema–, sobre una expedición multidisciplinar al Amazonas por encargo del gobierno republicano.

Además, existe una coincidencia: en 1929 la calle que hoy se conoce como Francisco Iglesias en Puente de Vallecas recibía el nombre entonces de Francisco Iglesia, en honor a Francisco Iglesias Angelina, el dueño de esos terrenos y un conocido industrial metalúrgico que nada tenía que ver con IglesiasBrage. Era suministrador de material a la Compañía Ciudad Lineal, tranvía de vapor de Vallecas.