El concejal José Luis Martínez Almeida y Íñigo Henríquez de Luna en el asiento que ocupaba Esperanza Aguirre
El concejal José Luis Martínez Almeida y Íñigo Henríquez de Luna en el asiento que ocupaba Esperanza Aguirre - JAIME GARCÍA

Henríquez de Luna «hereda» por ahora el asiento de Esperanza Aguirre

Los ediles del PP se reunirán este jueves con Cifuentes para elegir al nuevo portavoz del Grupo municipal Popular

Actualizado:

El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, ha «heredado» el asiento de Esperanza Aguirre en el Pleno de Cibeles tras su dimisión ayer después de destaparse la Operación Lezo que ha llevado a la cárcel al expresidente de la Comunidad, Ignacio González.

La silla anexa es en la que ahora se ha instalado el concejal José Luis Martínez-Almeida, quien también suena también como posible sucesor de Aguirre en la portavocía del PP en el Consistorio madrileño. El asiento restante vacío ha quedado arrinconado, en una esquina del salón de plenos.

La silla sobrante de la bancada popular, que ha quedado arrinconada
La silla sobrante de la bancada popular, que ha quedado arrinconada- JAIME GARCÍA

Esta situación, como cabía esperar, no ha pasado desapercibida en la primera sesión del Pleno, que ha comenzado bronca. Las referencias a Aguirre se han lanzado desde el primer punto del orden del día. El edil socialista Ignacio de Benito ha saludado que Esperanza Aguirre, a quien ha denominado «rana madre», aunque no se encontrara en el Pleno. «No echaremos de menos en este Ayuntamiento a la señora Aguirre; si algo nos ha demostrado la rana madre es su capacidad para convertir en ciénaga cada espacio que habitaba», ha lanzado en su primera intervención el edil socialista, Ignacio de Benito, lo que ha provocado las sonoras quejas de la bancada popular.

El PSOE aprovechó una intervención sobre el World Pride para sacar pecho sobre la decisión de evitar que Aguire fuese alcaldesa dando el Gobierno municipal a Ahora Madrid, con Manuela Carmena a la cabeza. De Benito ha asegurado que a él no le pueden poner «la cara colorada» por meter «la mano en el dinero de los madrileños».

Cuando ha tocado el turno del PP, la concejal popular Isabel Rosell ha subrayado la «enorme gratitud y reconocimiento» del Grupo Municipal Popular a Esperanza Aguirre, cuya dimisión fue «un ejemplo de dignidad y honradez». Rosell ha destacado el desempeño de las labores municipales de la exportavoz del Grupo, que comenzó su carrera precisamente en el Ayuntamiento de Madrid. La popular insistió en que Aguirre siempre llevado a cabo sus funciones «con vocación de servicio a España y españoles», un espíritu que «ha guiado su larga trayectoria como servidora pública». «Los que hemos podido trabajar a su lado, tenemos un recuerdo imborrable de una persona que interpuso los principios en los que creía, por eso presentó su dimisión», ha zanjado Rosell. Sus palabras han provocado los aplausos unánimes de la bancada popular, que se ha puesto de pie para ovacionar a su antigua jefa.