Gregorio Rodríguez García, de 26 años, alias «El Goyito» - ABC

Caen «El Goyito» y su banda tras un intento de robo en un concesionario de Barajas

Tras forzar la verja del recinto, los arrestados sustrajeron tres coches de alta gama que ya han sido recuperados

MADRIDActualizado:

Gregorio Rodríguez García, de 26 años de edad, apodado como «ElGoyito», con unos 40 antecedentes policiales, y su hermano Óscar, son dos de los cinco «aluniceros» detenidos el día 10 de abril tras una persecución policial por el robo con fuerza de tres vehículos de alta gama de un concesionario de Barajas (Madrid), según han informado fuentes policiales.

La Policía acudió de madrugada al lugar de los hechos tras recibir el aviso del robo y comprobó que la verja del recinto estaba fracturada y la puerta caseta de seguridad donde se guardaban las llaves de los vehículos, forzada.

Después de la persecución por distintos puntos de Madrid, la Policía encontró en el interior del vehículo en el que se fugaron los presuntos autores varios objetos que podrían pertenecer de otras acciones delictivas. Los tres coches robados ya han sido recuperados. Uno de ellos se encontraba en los alrededores del concesionario dondes e produjo el hurto; mientras que los otros dos se encontraban en varios puntos de la capital.

El historial delictivo de «Goyito» es amplio desde que era menor de edad. El último arresto anotado es del pasado mes de marzo también por el robo de coches en Fuenlabrada; otro, en diciembre de 2017 por delitos contra la seguridad vial, y otro en julio de 2013 en un chalé de Seseña (Toledo), junto a un grupo de ladrones, entre los que se encontraba Adán S.P., el autodenominado «el Fernando Alonso de los aluniceros», también con un gran historial delictivo.

En esa ocasión el juez decidió que entrara en prisión provisional, ya que había sido arrestado cuatro meses antes por agredir a un policía cerca de una casa «okupada», un tipo de viviendas en las que suele vivir y planificar los atracos junto a sus compinches.

Pero desde la cárcel Gregorio seguía dando órdenes a una importante banda de «aluniceros» y ladrones de coches de lujo que meses después desarticuló la Policía Nacional a través de un móvil que introdujo ilegalmente en la celda. Al descubrírsele, acabó incomunicado.

Anteriormente, con 19 años, en noviembre de 2011, fue detenido junto a otros conocidos «aluniceros» por cometer 33 robos en establecimientos de telefonía móvil por el método del mazazo.

Cinco meses después, la Policía volvió a desmantelar temporalmente la banda del «Goyito», a la que se imputaban 52 robos cometidos en menos de dos meses. Fue detenido tras una persecución, en la que su coche acabó chocando contra una farola de la avenida de la Gavia.