Arriba, Laura Martín y Jesús Abad; abajo, Alberto Egido y Brianda Yáñez
Arriba, Laura Martín y Jesús Abad; abajo, Alberto Egido y Brianda Yáñez - ABC

El gobierno de Alcalá de Henares ocultó información sobre las subvenciones a afines de Podemos

Los cuatro ediles de Somos Alcalá acusados de prevaricación administrativa declaran este lunes ante el juez

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares, gobernado en coalición por el PSOE y Somos Alcalá (la marca municipal de Podemos), negó hasta en cinco ocasiones información relativa a la puntuación de los concejales para adjudicar subvenciones a proyectos sociales en 2016. Los ediles que formaban parte de la mesa evaluadora, Jesús Abad, Laura Martín, Brianda Yáñez y Alberto Egido, declaran este lunes ante el juez por un presunto delito de prevaricación administrativa, habida cuenta de que varias de las asociaciones beneficiadas tenían entre sus filas a miembros de su mismo partido, como reveló ABC hace ahora un año.

El PP de Alcalá hizo cinco peticiones de información, entre noviembre de 2016 y febrero de este año, para conocer cuál fue el criterio de los ediles en la concesión de estas ayudas, de 40.000 euros y adjudicadas a Simbiosis, Kyopol, GN Medio Ambiente, Ecologistas en Acción y Nonos. Sin embargo, el Gobierno local, que dirige el socialista Javier Rodríguez, no dio respuesta. Aunque sí facilitó el desglose con la puntuación de los técnicos municipales –también presentes en la mesa– de Asesoría Jurídica, Participación Ciudadana, Innovación Tecnológica, Medio Ambiente y Acción Social, no hizo lo propio con los concejales (solo figura el cómputo global), lo que alimenta las sospechas de que las subvenciones se dieran a dedo. El fiscal destaca en su escrito de acusación una «vinculación directa» entre los ediles y los beneficiados, que obtuvieron la máxima ponderación.

El portavoz de los populares en la localidad, Víctor Chacón, declaró la semana pasada como testigo e insistió ante el juez en la importancia de conocer ese desglose: «Queremos saber si había un acuerdo para que el voto de los cuatro concejales fuera dirigido a proyectos vinculados a Somos Alcalá y penalizando a otros, ideológicamente más alejados, como el caso de Provida». Chacón, además, insiste en que el Gobierno de Rodríguez vulneró la Ley de Transparencia al no facilitar esta información, un extremo que sería responsabilidad del alcalde.

Que las adjudicaciones fueron subjetivas es algo que los acusados han reconocido sin ambages, aunque no en público. Abad, secretario general de Podemos en Alcalá, fue grabado diciendo que sí habían contratado a gente de Somos para estos proyectos: «Sí. Lo digo alto, claro y con orgullo: ¡Sí!». No solo eso. En un chat de mensajería instantánea, él mismo advertía de que las ayudas debían ser «100% subjetivas»; de la misma forma que una quinta edil, Olga García, dejaba claras sus preferencias: «A ver si vamos a cobrar una mierda para dárselo a Provida».

Prevaricación administrativa

Abad (Acción Social); Martín (Participación Ciudadana); Yáñez (Transparencia); y Egido (Medio Ambiente) declaran a las 10.45 en el Juzgado número 4 de Alcalá de Henares, acusados de prevaricación administrativa. Uno de sus argumentos es que el dinero procede de su bajada de sueldos, si bien no es una donación personal. El coste repercute en las arcas municipales.

Los cuatro concejales de Somos Alcalá deberán explicar los supuestos tratos de favor en el proceso. Como publicó este periódico, algunos de los beneficiados tienen una relación evidente con el partido. En Simbiosis, Ignacio Gómez Guerrero concurrió en el número 11 de la lista de Somos en mayo de 2015; así como María Rodríguez Mazzei, que lo hizo en el puesto 24. El representante de Kyopol, Pedro Prieto Martín, participó en las primarias y es miembro de Somos Alcalá.