Ramón Espinar (en el interior del círculo), durante el pleno del Senado del miércoles
Ramón Espinar (en el interior del círculo), durante el pleno del Senado del miércoles - ABC

La dejadez de Espinar: no se suma a la ovación en homenaje a Miguel Ángel Blanco

El líder de Podemos en Madrid aprovechó para entablar una charla con sus compañeras de la Cámara el miércoles

MADRIDActualizado:

Ramón Espinar, senador de las Cortes Generales, fue el protagonista de un nuevo mal gesto durante la sesión plenaria del miércoles. Pese a que el representante de Podemos guardó el minuto de silencio en homenaje a Miguel Ángel Blanco, al término del mismo mostró una actitud de cierta indiferencia al compararla con la del resto de parlamentarios.

La mayoría de los asistentes a la sesión realizaron un largo aplauso antes del comienzo del pleno pero Espinar sólo prestó atención a este homenaje durante unos pocos segundos. El político y sus dos compañeras de partido aprovecharon que la Cámara ovacionó al concejal asesinado para entablar una charla en lugar de sumarse a este último homenaje.

El presidente del Senado recordó al edil del Partido Popular en un discurso en el que destacó «la crueldad de un asesinato que conmocionó a la sociedad española» tras lo que esta «reaccionó inmediatamente manifestándose de forma masiva contra la barbarie de ETA».

Con este caso, Podemos se apunta un desplante más hacia algún personaje homenajeado en alguna de las cámaras y, más concretamente, contra la figura de Miguel Ángel Blanco después de que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pusiese tantas trabas para colgar una pancarta en recuerdo del edil fallecido.