El flamante presidente, ayer, en la reunión del grupo parlamentario del PP
El flamante presidente, ayer, en la reunión del grupo parlamentario del PP - Maya Balanyà

Garrido confía en Cs para rematar su programa electoral en menos de un año

Las leyes del Suelo o la de Universidades, materializar la bajada de impuestos y «normalizar» la Sanidad y la Justicia, entre sus asuntos pendientes

MadridActualizado:

Un año es «muy importante; tan importante como los tres anteriores». Así lo cree el candidato a presidente regional de Madrid, Ángel Garrido. Sabe que sólo tiene una oportunidad -una vez salvadas todas las reticencias que su partido ha demostrado hacia él-, y esta pasa por rematar con éxito la gestión que su partido ha llevado a cabo en esta legislatura. Con él, no hay que olvidarlo, llevando el peso del Gobierno. Para ello, va a necesitar la colaboración de Ciudadanos; los votos de ambos, unidos, le permitirán sacar adelante iniciativas aún pendientes.

Y aunque su relación siempre ha sido buena con la formación naranja -no en vano, fue quien llevó el peso de las conversaciones para el pacto de investidura de Cifuentes-, no ignora que el escenario preelectoral en el que nos encontramos puede agriar esta relación. Le quedan 10 meses para negociar, consensuar, pactar, ceder y convencer si quiere sacar adelante asuntos de gran calado que aún tiene pendientes.

Asamblea. quedan muchas normas por acordar. Dado el reparto de escaños –48 para el PP, 37 para el PSOE, 27 para Podemos y 17 para Ciudadanos–, los populares necesitan a la formación naranja para vencer, por un solo voto, al bloque PSOE-Podemos. Claro que también Cs precisa del empuje del PP para sacar adelante otras leyes que ha propuesto o ha querido impulsar.

Son varias las normas de fuste pendientes aún de aprobación o de finalizar su tramitación: por ejemplo, la Ley del Suelo que planteó el PPy contra la que se han manifestado PSOE, Podemos y diversas entidades vecinales y sociales. O la Ley de Transparencia, «tumbada» por los otros tres grupos cuando la presentó el PP. O la Ley del Canal de IsabelII, que Cs plantea para evitar futuras privatizaciones. O la Ley de Víctimas del Terrorismo, una iniciativa popular que todavía tiene que terminar de sustanciarse.

Impuestos. El Gobierno regional aprobó el pasado mes de marzo una bajada de impuestos que se aplicaría a partir del próximo ejercicio presupuestario. La anunció Cristina Cifuentes, pero es intención del candidato a presidente mantenerlo.

Concretamente, el tipo de IRPF en Madrid baja del 9,5 al 9 por ciento para el tramo más bajo, y habrá otras medidas como deducciones por escolarización de hijos, bonificaciones en el impuesto de sucesiones o en las donaciones entre hermanos y de tíos a sobrinos. En total, beneficiarán a 3 millones de contribuyentes, que se podrán ahorrar 170 millones de euros al año, según los cálculos del Área de Hacienda y Economía.

Reglamento. Pendiente está también la reforma del reglamento de la Asamblea de Madrid. Un cambio en las normas que regulan el funcionamiento de la Cámara regional y que introduciría mejoras como el voto telemático, tan necesario para que sus señorías puedan ejercer este derecho en casos de enfermedad o en circunstancias personales especiales.

El reglamento lleva más de un año negociándose y, siempre que se pregunta por él a los distintos grupos políticos, la respuesta es la misma: «Está a punto», «prácticamente hecho», «ya está listo» y otras frases por el estilo. Sólo falta materializar el acuerdo.

Otro asunto pendiente, aunque este no es factible que vea la luz en esta legislatura, es la reforma del Estatuto de Autonomía, en el que se quieren incluir cuestiones como la reducción del número de diputados, el fin de los aforamientos o la limitación de mandatos. Aquí es necesario el acuerdo de tres quintas partes de la Cámara, y eso supone pactar prácticamente con los cuatro grupos políticos.

Sanidad. Este ha sido uno de los caballos de batalla de la exmandataria autonómica Cristina Cifuentes durante su mandato. Y Ángel Garrido debe hacer frente a varios asuntos que esperan resolución en relación con la Sanidad: por un lado, la puesta en marcha del acuerdo para la carrera profesional. Por otro, el plan para la reforma de los principales hospitales públicos madrileños, que en algunos casos se caen a pedazos encima de los pacientes. Y situaciones muy concretas, como la reconstrucción del Hospital de La Paz, un proyecto de cientos de millones de euros, cuyo concurso de anteproyecto ha quedado desierto.

Educación. El pacto educativo está esperando para materializarse. Pero no termina de despegar. Y eso que hace ya varios meses se consiguió cerrar el acuerdo sectorial con los sindicatos, que estos fijaban como condición imprescindible para dar el paso hacia el pacto.

Pero, además, en Educación hay otra cuestión espinosa: por un lado, la Ley de Universidades, que costó años de trabajo y de conversaciones con los rectores y finalmente fue «tumbada» en la Asamblea por un error en la votación de la expresidenta Cristina Cifuentes. Ya no podrá volver a plantearse en este mandato y queda pendiente de futuros gobiernos.

Pisos turísticos. El nuevo decreto de pisos turísticos que ha redactado el Área de Cultura de la Comunidad pelea aún por salir adelante, y hace frente a las muchas alegaciones que se han presentado al texto.