Madrid

La fórmula del éxito de la alumna madrileña que ha sacado un 10 en la Selectividad

Carlota Monedero ha obtenido la nota más alta de la Comunidad de Madrid. Ejemplo de lucha, superó las burlas que sufrió en la infancia por una enfermedad rara

Carlota Monedero, en su colegio Santa María de la Hispanidad
Carlota Monedero, en su colegio Santa María de la Hispanidad - ÓSCAR DEL POZO

El carácter incorformista de Carlota Monedero aparece con solo intercambiar unas cuantas palabras con ella. No se rindió nunca ante la enfermedad rara que padece –el Síndrome de Marfan, una patología que, además de alargar sus extremidades por encima de lo normal, le ha afectado al corazón y a los ojos–. Tampoco lo hizo ante las burlas infantiles que sufrió por tener un «físico diferente» y una «mente inquieta» que algunos despreciaron durante años con el manido tópico de «empollona».

A sus 18 años, Carlota ha rubricado una lección, no solo de superación, sino de una forma de entender la vida que implica no detenerse nunca ante las adversidades. Ayer supo que había sacado la mejor nota del examen de Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU) en Madrid, conocido hasta ahora como la Selectividad. «Salí con una buena sensación, pero nunca hubiera esperado una nota semejante», comentó a ABC en un alarde de modestia, minutos después de conocer su 10.

Orgullosa y feliz, su calma escondía los nervios que se deben notar al rozar la perfección. Los medios y las cámaras la esperaban ayer a las puertas de su centro educativo, el colegio concertado Santa María de la Hispanidad del madrileño distrito de Hortaleza –en el que está desde 1º de la ESO–, para conocer a este «cráneo privilegiado» que quiere dedicarse a la investigación científica. Tras sacar un 13,9 sobre 14 –ha obtenido un 10 en todos los exámenes de la prueba, salvo en el de Biología, que realizó como parte de la fase voluntaria y en el que se quedó en el 9,5– opta a una beca completa de estudios para cursar un doble grado de Biotecnología y Farmacia en la Universidad Francisco de Vitoria. «Es el sector en el que me veo, investigando sobre el sida, el cáncer o la diabetes», explica.

Matrícula de honor en Bachillerato

Las buenas notas la han acompañado en sus 18 años de vida. También concluyó su Bachillerato con matrícula de honor y sus profesores, los mismos que ayer la felicitaban, destacan su caso como un ejemplo de tenacidad y esfuerzo. Su pasión por las ciencias no le ha impedido cultivar su faceta más artística. Carlota toca varios instrumentos y, el pasado mes de marzo, ganó el primer concurso de Narración Oral de Relatos Cortos de Aula 2017.

La receta de su éxito parece sencilla enunciada por ella: «Estudiar todos los días, relajarse, practicar deporte, salir y ponerle pasión a todo». Esa fórmula será la que aplique desde el próximo curso para intentar, en un futuro cercano, «ayudar a la gente desde lo que a mí se me da bien».

Además de ser brillante en sus estudios, Carlota puede presumir asimismo de ser agradecida. «Cuando he visto la nota, en lo primero que he pensado ha sido en mis padres, en mi familia y en los profesores y compañeros que me han dado todo su apoyo desde que llegué al Santa María de la Hispanidad». Un 10 en calidad humana que también le augura un futuro brillante en lo personal.

Toda la actualidad en portada

comentarios