Una de las marquesinas reventadas durante los disturbios
Una de las marquesinas reventadas durante los disturbios - MAYA BALANYÁ

La factura de Lavapiés: cien mil euros solo en mobiliario municipal

El Ayuntamiento no ha incluido los daños en siete coches y dos motos de la Policía Municipal

MadridActualizado:

Los graves disturbios en Lavapiés supondrán un gasto de varios miles de euros, tanto para las arcas municipales como para los comercios, particulares y empresas afectados. Según datos del Ayuntamiento de la capital, solo en mobiliario urbano habrá que desembolsar cerca de 100.000 euros, a lo que hay que añadir la factura de las siete motos y los dos coches de Policía Municipal destrozados, las decenas de lunas de vehículos aparcados, rotas por los radicales, siete cámaras y una moto de alquiler.

Las cifras facilitadas por el Consistorio remiten a los destrozos en el pavimento, los contenedores calcinados y la estación de Bicimad de la plaza de Nelson Mandela, que quedó totalmente arrasada en la noche del jueves. Así, según sus cuentas, habrá que abonar 1.500 euros por los adoquines arrancados del suelo y que fueron utilizados contra la Policía, también el viernes durante la carga de los antidisturbios contra la turba de senegaleses que intentó linchar al cónsul del país africano. Son 3 metros cuadrados de adoquines en la calle del Amparo y otros 2 metros de la de Caravaca.

La plaza de Nelson Mandela, que el viernes por la tarde fue el epicentro de la manifestación convocada, sufrió varios desperfectos. Selur retiró otros 9 metros cuadrados de la acera, así como la estación de bicicletas quemada con sus ejemplares, con un coste total de 50.000 euros. Por último, respecto a los contenedores y papeleras utilizados como barricadas, el Ayuntamiento deberá desembolsar otros 41.500 euros.

Esta factura, no obstante, sorprende porque el equipo de Gobierno de Manuela Carmena no ha contabilizado las siete cámaras de seguridad que fueron rociadas con ácido y los daños en la flota de la Policía Municipal, que se llevó la peor parte. Tampoco la marquesina de autobuses, completamente reventada, está en la cuenta de estas 12 horas de ira.

Rotura de lunas

Al gasto público hay que sumar los desperfectos ocasionados en cerca de una veintena de vehículos, cuyas lunas fueron dañadas una a una por manifestantes que, literalmente, saltaban de coche en coche. En función de si se trata de un turismo pequeño o grande, el coste por cada unidad oscila entre los 400 y los 600 euros, contabilizando la sustitución del cristal, el pegamento y la mano de obra. Así, el gasto total podría alcanzar los 12.000 euros, según talleres consultados.

No solo eso. En las barricadas de fuego que se montaron en la calle del Mesón de Paredes, por ejemplo, se quemó una moto eléctrica de Ecooltra, una de las empresas que opera en la capital. Fuentes de la compañía explicaron a ABC que ahora tendrán que afrontar tanto el coste de un nuevo vehículo como todo lo que han dejado de ganar por estar fuera de servicio. Aunque Ecooltra no ha dado cifras, el modelo empleado –Govecs S 3.4– cuesta 6.900 euros, a lo que se debe añadir lo que habría generado con su actividad en estos días, a razón de 24 céntimos el minuto.