Trabajadores con el chaleco identificativo de Aldesa, tras el derrumbe del edificio | Vídeo: Así ha quedado el edificio desplomado - Guillermo Navarro

Los escándalos que salpican a la constructora del edificio derrumbado en General Martínez Campos

Sobre Aldesa pesan otros graves accidentes con fallecidos y heridos graves en obras de España y México

MADRIDActualizado:

La constructora Aldesa, la empresa contratada para la rehabilitación del edificio residencial que se derrumbó este martes por la tarde en el paseo del General Martínez Campos de Madrid, no es la primera vez que se enfrenta a graves accidentes en el desarrollo de su actividad. Además del suceso que mantiene en vilo a la capital con la búsqueda de dos trabajadores bajo una montaña de escombros, la compañía española se vio involucrada en un enorme socavón de un paso elevado en una carretera de México en el que murieron asfixiados, según informó el diario Proceso, un padre y un hijo que viajaban en su coche. Aldesa, que participó en esas obras junto a la empresa mexicana Epccor, se defendió de las graves acusaciones de la prensa del país y echó la culpa del suceso a las «intensas lluvias» que se habían producido en la zona del paso elevado una semana antes del accidente.

A este escándalo, se suman otros que han afectado a varios de sus responsables sin salir de nuestras fronteras. En Murcia, una plataforma de afectados por las obras del AVE y a favor de su soterramiento denunció ante la Fiscalía –según informó la Cadena Ser– a su consejo de administración por un presunto delito de prevaricación junto con el presidente de Adif, Juan Bravo, el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y los directivos de la entidad Murcia Alta Velocidad. La Fiscalía de Murcia abrió diligencias sobre el asunto el pasado 16 de abril. La constructora también se vio implicada en una denuncia por supuestas irregularidades y tráfico de influencias en la Empresa Municipal de Aguas de Gijón.

Por otra parte, un joven de 28 años que quedó tetrapléjico en 2004 como consecuencia del accidente laboral en una de las obras de Aldesa aceptó una indemnización de 660.000 euros en 2012. La víctima, un hombre que tenía 21 años en el momento del suceso y que estaba trabajando a siete metros de altura, cayó y se golpeó con el encofrado de la escalera, quedando tetrapléjico. Según recogió Europa Press, el técnico de Aldesa encargado de la seguridad había comunicado en diversas ocasiones al jefe de obras la necesidad de adoptar las correspondientes medidas colectivas de riesgo de caída en altura, llegando a elaborar un informe –un día antes del accidente– en el que amenazaba con la paralización de las obras «si no se corregían las graves deficiencias observadas respecto a las medidas de protección colectiva». El jefe de la obra fue condenado a seis meses de prisión, sustituidos por una multa a razón de seis euros diarios, y al administrador de la empresa para la que trabajaba a un año de prisión y a abonar a la víctima 7.000 euros.

Edificio de Rockefeller Group International

Recreación del interior de General Martínez Campos, 19
Recreación del interior de General Martínez Campos, 19 - Richelieu Developments

El inmueble que se ha derrumbado en el número 19 de General Martínez Campos, fue adquirido por Rockefeller Group International –fundador del famoso complejo Rockefeller Center de Nueva York–, que adquirió el inmueble en julio de 2016 a través de un fondo con sede en Londres, Europa Capital, por 25 millones de euros. Se trata de un edificio construído en 1931, de siete alturas y con más de 6.000 metros cuadrados que se encuentra ubicado a solo 500 metros del Paseo de la Castellana, en Chamberí, y muy cerca del barrio de Salamanca.

Tras la reforma, el inmueble iba a estar destinado a la construcción de apartamentos de lujo, con una previsión de 27 residencias de alto standing, que tendrán un tamaño de entre 200 y 457 metros cuadrados, según informaron en su momento Europa Capital y la firma Richelieu Developments. El proyecto contemplaba también la construcción de cinco áticos, tres de ellos dúplex, así como piscina cubierta y una piscina en la azotea, un gimnasio y zona de spa, un aparcamiento y trasteros. Los apartamentos de lujo en esta exclusiva zona de Madrid podrían llegar a venderse por entre 1,6 y 3,9 millones de euros, según la promotora.