María del Mar Bermúdez sostiene un retrato de su hija, violada en grupo y asesinada en 2003 | Vídeo: Las claves del caso - GUILLERMO NAVARRO

El drama de los padres de Sandra Palo: «Los políticos son los que más daño nos han hecho»

La familia de la menor getafense violada y asesinada en 2003 convoca el sábado una concentración en Sol

Actualizado:

«Llevamos quince años de lucha y el resultado no ha sido ninguno. Este tiempo solo ha servido para enfermarnos. Tenemos mucho odio y rabia acumulados. Las piedras de la mochila ya pesan demasiado. Mi marido, Paco, tiene 60 años y cuatro infartos a sus espaldas. Yo tengo 57 y tomo 14 pastillas diarias. Seguimos adelante por nuestros dos nietos, para que no sientan el odio que sentimos nosotros y nunca olviden quién fue su tía». María del Mar Bermúdez y su esposo, Francisco, revivirán este jueves la fecha más terrible de su calendario: el 17 de mayo de 2003, hace ahora 15 años, cuando una manada de cuatro jóvenes, tres de ellos menores, raptaron, violaron, atropellaron y quemaron viva, hasta la muerte, a su hija Sandra Palo, de 22 años, vecina de Getafe y con una cierta discapacidad intelectual.

El considerado por la Fiscalía como «el crimen más vil de la historia» es también el epítome de las maltrechas costuras de la Ley del Menor en los delitos más graves, fechada apenas tres años antes del terrible suceso. A la familia Palo Bermúdez, los políticos («son los que más daño nos han hecho», exclama Paco), de todos los colores, les han prometido el cielo y la tierra estos años. Incluso los llevaron a Estrasburgo para lo que, al final, resultó apenas una foto en los periódicos de la que ya nadie se acuerda.

«Lo único que se hizo fue, en 2006, rebajar de 23 a 21 años la edad a la que un menor condenado pasa a seguir cumpliendo su pena a una prisión. Ni se ha rebajado la edad penal ni han subido las condenas», denuncia María del Mar, quien esta semana pasada se reunió con el vocal del PP en la comisión de Justicia en el Congreso, Carlos Rojas: «Nos ha dicho que se van a hacer cosas sobre la Ley del Menor y también sobre los abusos sexuales, a raíz de la sentencia de la Manada. Pero también Rajoy, en 2008, dijo que si ganaba con mayoría absoluta cambiaría la legislación, y no se ha hecho nada. Las víctimas como mi hija y otras no han tenido justicia».

Francisco Javier Astorga Luque, el «Malaguita», tenía 18 años en aquel momento y cumple una pena de 64 años de prisión por estos hechos. Pero el resto de la llamada «Banda del Chupete» eran menores: Ramón Santiago Jiménez, «Ramón», y José Ramón Manzano Manzano, «Ramoncín», estaban en el segundo tramo (16-18 años) que establece la Ley del Menor y cumplieron 8 años de internamiento en un centro; el más joven de todos, Rafael García Fernández, el «Rafita», tenía 14 y apenas estuvo cuatro años internado. Estos tres sujetos campan a sus anchas desde hace ya mucho tiempo, sin parar de delinquir. Es el enorme fracaso de una ley que, para las víctimas, «es una vergüenza, un suma y sigue».

«Cada vez hay más miedo»

Cuando recientemente los Palo y otras familias como las de Marta del Castillo y la de Diana Quer acudieron al Congreso para el debate sobre la prisión permanente revisable, que algunos partidos quieren derogar, los padres de Sandra sufrieron «la poca empatía que tuvieron los políticos». «La ciudadanía cada día tiene más miedo de salir a la calle. Es indignante, no veo salida por ningún sitio», insiste María del Mar, quien reclama que se les reconozca como «víctimas del terrorismo callejero»: «Habría preferido que nuestra hija hubiera muerto en el 11-M, porque ella habría sufrido menos, estaríamos más protegidos y no desplazados».

Exigen a los políticos, sin distinción: «Que se dejen de rencillas entre ellos, porque en medio estamos nosotros, que al fin y al cabo somos quienes votamos y los colocamos en sus puestos. Dicen que no se puede legislar en caliente, en frío ni en templado. Pero es que nosotros no buscamos venganza, solo justicia, dignidad y los derechos de nuestra hija».

Por todo ello, este sábado, 19 de mayo y coincidiendo con los 15 años del crimen, han convocado una concentración en la Puerta del Sol, a las 12 horas, donde se realizará una oración por Sandra, y María del Mar leerá un manifiesto y un poema dedicado a la muchacha por un amigo del abuelo de Marta del Castillo. Se pronunciarán los nombres de otras muchas víctimas, difícil será no dejarse alguna en el tintero, porque, como dicen estos padres destrozados: «Somos víctimas, no somos casos aislados».