En el colegio de Rivas, el Dulce Chacón, recogen firmas para evitar la sanción al equipo directivo y el cambio de conserje
En el colegio de Rivas, el Dulce Chacón, recogen firmas para evitar la sanción al equipo directivo y el cambio de conserje - De San Bernardo

«El Dioni de Rivas»: expulsan de un colegio a un conserje por quedarse dinero de los niños para el comedor

La directora le pilló con un falso talonario con el que había robado 12.000 euros durante ocho meses. El bedel llevaba 15 años en ese centro

MadridActualizado:

La comunidad educativa en Rivas Vaciamadrid está revuelta. Crispada. Este miércoles se produce la polémica recolocación de un conserje en un nuevo colegio del municipio. Dionisio M.A. regresará a las aulas después de estar suspendido de empleo y sueldo durante seis meses tras haber sido denunciado por robar, presuntamente, el dinero del comedor a trece familias sin que éstas lo supieran. Tras conocerse los hechos el pasado mes de abril, la Dirección de Área Territorial (DAT) de Educación de la Comunidad de Madrid expulsó a este funcionario del Ayuntamiento (dirigido por Somos Rivas) del Centro de Educación Infantil y Primaria Dulce Chacón, donde trabajaba desde hacía 15 años. Se tiene constancia por diversa documentación de que, al menos de septiembre de 2016 a abril de 2017, 12.000 euros de las familias acabaron en sus bolsillos. También hay indicios de que podía haber estafado durante 2011.

La treta del «Dioni de Rivas», como algunos le califican ya, se desmontó cuando la directora del Dulce Chacón, Alicia Rivera, le pilló por sorpresa con las manos en el falso talonario. Después de que Dionisio le reconociera los hechos y tratase de llegar a un acuerdo con la directora para tapar el asunto, esta le denunció ante el DAT y la Guardia Civil. La causa penal está ahora en proceso de instrucción en los Juzgados de Arganda del Rey. El Consistorio, como parte acusadora, ha dejado el caso en manos de la Fiscalía y ha reubicado a Dionisio en otro centro escolar, ubicado a 6 kilómetros del Dulce Chacón.

Dionisio era un hombre «muy querido», de total confianza por parte del equipo docente y las familias que llevan a sus hijos al colegio. En 2012 recibió incluso un galardón del Ayuntamiento por su trayectoria laboral. Pero días antes de la pasada Semana Santa, su reputación dio un giro brutal.

Una «extra» de 1.500 euros

Según fuentes municipales, Alicia le pilló con el talonario porque ella llegó antes de su hora habitual al centro y éste estaba escribiendo sobre el taco. El ahora investigado guardó rápidamente el documento en su cajón al ver a la responsable. Alicia se lo pidió horas más tarde, ya que entre las funciones del bedel escolar no está la de expedir talones. Dionisio trató de romperlo, pero la directora consiguió hacerse con él. En los papeles aparecían los nombres y apellidos de trece alumnos, el concepto de «comedor» y el sello fraudulentamente utilizado del colegio. Los talones estaban fechados desde septiembre de 2016 hasta abril de 2017. El dinero que aparecía nunca se había ingresado en la cuenta del Dulce Chacón. Esos niños tampoco figuraban en el listado del comedor.

El colegio tenía habilitado el pago en ventanilla y tenía total confianza en Dionisio para que llevase su control, aunque no le competía esta labor. El bedel escogió supuestamente a las trece familias por su vulnerabilidad económica. Al parecer, son vecinos de Rivas Vaciamadrid que no pueden tener dinero en el banco por embargos. Les ofreció el pago al contado en el centro, pero el dinero tenía que estar guardado en un sobre cerrado a su nombre. Y así fue como este conserje se sacaba un sobresueldo de unos 1.500 euros mensuales que sumaba a sus otros 1.500 como empleado público.

Las alarmas no saltaron por ningún lado porque los niños no dejaron de recibir el servicio del comedor, ya que no se pasa lista diariamente. Lo único de lo que se deja constancia es de cómo comen unos y otros nominalmente en unas fichas. Pero esos documentos también se manipulaban por el conserje, encargado de colocarlos y retirarlos diariamente. Los mismos desaparecieron tras la denuncia. También se formateó misteriosamente su ordenador. La dirección del centro tampoco recibió aviso de impagos del banco porque Dionisio se había encargado de sacar a esos trece niños de la remesa de familias con el recibo del comedor domiciliado.

Recogida de firmas

La Dirección de Área Territorial ha abierto también un procedimiento disciplinario contra la directora y la secretaria del colegio por entender que hubo dejación en sus responsabilidades. Ambas pueden ser suspendidas de sus funciones por un periodo no superior a tres años y trasladadas del centro con cambio de residencia. Los padres y madres del centro han puesto el grito en el cielo y están recogiendo firmas para frenar el castigo hacia las dos mujeres que encarnan el equipo directivo. Beatriz Martínez, presidenta del AMPA, dice que la sanción «es desproporcionada». Las afectadas no quisieron hacer declaraciones.