El ladrón de las joyas de los Goya se entrega a la Policía

El sospechoso es un empleado acreditado como técnico de iluminación para la gala

MadridActualizado:

El ladrón de las joyas de la gala de los Premios Goya se entregó a las ocho de la tarde de ayer a la Policía. Acudió a la comisaría de San Blas-Vicálvaro (Madrid), que investiga el caso, acompañado de una persona de la organización y confesó ser el autor de los hechos. Además, entregó el botín, valorado en 29.240 euros, de la prestigiosa firma española Suárez. En concreto, se trata de cuatro pares de gemelos, una sortija y un juego de pendientes.

El autor confeso tiene unos 50 años, carece de antecedentes y trabaja para una subcontrata encargada del montaje y desmontaje de la iluminación del evento, precisaron fuentes policiales. El operario explicó a los agentes que el domingo por la mañana, después de la celebración de la gala en el Hotel Marriot Auditorium, cuando acudió a trabajar, vio entreabierta la puerta de los camerinos, situados en el «backstage», se metió y cogió lo que consideró «baratijas abandonadas». Según su versión, las joyas no estaban escondidas. Pensando que eran «bisutería», decidió llevárselas «como recuerdo». Después, al comprobar en los medios de comunicación todo el revuelo que se había organizado, decidió acudir a la comisaría.

Sin embargo, este sujeto estaba ya en el punto de mira de la Policía que se centraba en personas con acceso a las instalaciones. Había sido identificado gracias al visionado del circuito cerrado de cámaras del hotel, a pesar de que no había dentro de la habitación, como es lógico en estos establecimientos.

El robo fue descubierto el lunes, cuando se iban a recoger las prendas y las joyas que las grandes firmas prestan a los artistas. Las piezas estaban en una caja, justo detrás de un equipo de televisión.