Lugar donde fue detenido el jueves el presunto delincuente, junto al Colegio Mayor Mara
Lugar donde fue detenido el jueves el presunto delincuente, junto al Colegio Mayor Mara - MAYA BALANYA

El detenido por abusar de universitarias asaltaba a sus víctimas en el entorno de su colegio mayor

El individuo fue atrapado por la Policía Municipal tras ser reconocido por la víctima que logró escapar y dio la voz de alarma

MadridActualizado:

Llevaba desde diciembre merodeando por el entorno de colegios mayores de Ciudad Universitaria. Su zona predilecta era el paseo de Juan XXIII, sobre todo aquellos números donde se ubican residencias exclusivas para mujeres. Buscaba chicas que caminaran solas. Cuando daba con su presa, la perseguía, le decía obscenidades a su paso y se masturbaba. En al menos dos ocasiones, según fuentes policiales, llegó a coger a dos jóvenes para toquetearlas. El jueves, la Policía Municipal detuvo al hombre que, presuntamente, había cometido estos actos. El arresto se produjo gracias a que una de las víctimas que logró escaparse de sus garras lo identificó en la calle y avisó a un coche patrulla que pasaba por la zona. El sospechoso fue puesto a disposición judicial. La Policía Nacional investiga los hechos.

El detenido fue interceptado el jueves a las seis de la tarde junto al Colegio Mayor Mara, propiedad de la Congregación de Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Se trata de un hombre de 42 años y nacionalidad rumana que rondaba por las inmediaciones siempre, según las estudiantes, «con un gorro». En el momento del arresto no portaba documentación alguna. Los agentes procedieron a tomar declaraciones a otras testigos para trasladar a esta persona a la comisaría. La directora del centro explicó a la autoridad policial que se habían producido varios abusos sexuales en el entorno, concretamente dos en la última semana. Con las investigaciones que está llevando a cabo la Policía Nacional no se descarta esclarecer otros hechos similares.

Alerta entre las alumnas

La joven que lo identificó, de 24 años, había sufrido el incidente el pasado martes. El delincuente la cogió cuando iba sola, pero ella consiguió zafarse de él y huir. Lo contó en su residencia y lo denunciaron ante la Policía Nacional, que ya había desplegado un dispositivo de vigilancia en la zona para dar caza al perturbado. La alerta por la presencia de este demente se había desatado esta semana entre las residentes de Metropolitano. Ayer, en cualquiera de los colegios mayores donde se preguntaba, todas tenían conocimiento del hecho, no tanto de su detención. Se habían creado grupos de Whatsapp específicos para que tomaran precauciones. Incluso se había pasado una imagen del sospechoso.

«Hay un hombre loco por aquí desde diciembre que va tocando culos a las tías y que se hace pajas preguntándote cosas. En mi colegio [mayor] hay niñas que ya les ha pasado cosas, así que tened cuidado. Es éste», e incluían la foto, en un grupo del chat. «Dicen que también se ponía en la salida de la estación de Metropolitano y que desde allí seguía a alguna chica. Por lo visto se tocaba mientras decía cosas guarras», apuntaba una joven a las puertas de uno de los centros.

Había cierta preocupación entre las jóvenes, aunque destacaron que, «al coincidir con época de exámenes», apenas habían salido. Esta zona de colegios mayores, a determinadas horas, se convierte en un escenario desértico con pocos transeúntes por la calle. Cuando se va la luz, tampoco goza de gran iluminación. Según comentaban las estudiantes ayer consultadas, hasta ahora no habían escuchado ningún incidente similar.

Desde los departamentos de dirección de estas residencias, adscritas a la Universidad Complutense, prefirieron guardar silencio. «No habléis con los medios», ordenó un conserje a una de sus inquilinas.