Última Hora Juana Rivas, ante la Justicia tras casi un mes desaparecida

Madrid

Los desvelos de la última Selectividad: «Vengo casi sin dormir, pero no se puede fallar»

Cerca de 31.000 alumnos se examinan de la PAU en Madrid antes de que la prueba pase a la historia

Nervios, incertidumbre y la sensación de que no hay un mañana. Ninguna novedad tratándose de la Selectividad, salvo que la que comenzó ayer es la última de la historia, después de cuarenta años de evaluaciones. Un total de 31.000 alumnos madrileños, repartidos entre las seis universidades públicas de la región, realizaron las primeras pruebas de la PAU, que se completarán entre hoy, mañana y el viernes.

Como siempre, el examen de Lengua y Literatura fue el primer escollo para llegar a la universidad. Antes de las nueve de la mañana, los pasillos de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense eran un avispero, abarrotados en cada esquina de noveles estudiantes. En cada uno de los corrillos había una quiniela. «Va a caer la generación del 98, que es nuestro año, ya lo veréis», decía una joven. Un último vistazo a los apuntes, breve e improductivo, aumentaba los nervios antes de entrar en el aula, con la inseguridad añadida de que si suspenden no saben a qué se enfrentarán el año que viene. En un año, la Selectividad será sustituida por una reválida.

Acertar los autores que cayeron en el comentario de texto de Lengua era casi imposible. En la opción A, Javier Marías acerca de la sobreprotección de los padres a los hijos; en la B, Adela Cortina y «¿Para qué sirve la ética?». El examen se completó con preguntas sobre la novela española desde 1975 hasta finales del siglo XX, en la primera opción, y el teatro de 1939 hasta el final del siglo XX, en la otra. «No era la asignatura que mejor llevo, pero me da para un cinco o un seis», aventuraba Javier, aspirante a psicólogo, nada más acabar el examen. «Llevo una semana a tope, casi sin dormir, no se puede fallar porque el año que viene no sabemos cómo será», añadió.

Pasada una hora y media, en los exteriores de la Complutense se repetían los corrillos, comparando respuestas y liberando tensión por unos minutos. La escena, habitual durante las últimas décadas, se repitió en las seis universidades madrileñas. En total, los examinados se repartierton entre la Complutense (10.733), la Universidad Autónoma (8.780), la Carlos III (4.117), Alcalá de Henares (3.824), Rey Juan Carlos (2.900) y la Politécnica (1.302).

Apenas había tiempo para lamentarse o celebrarlo, en tres cuartos de horas comenzaba la segunda prueba, a elegir entre Historia de España o Filosofía. Superado el primer examen, los nervios iban desapareciendo. En la opción A de Historia se preguntó por la conquista de Granada por los Reyes Católicos, el despotismo ilustrado de Carlos III o la Segunda República. En la B había que relacionar un gráfico de las elecciones de 1977 con el periodo de la Transición, además del Convenio de Vergara y el descubrimiento de América. En el otro examen, el de Filosofía, cayó Platón, uno de los clásicos de la Selectividad y uno de los favoritos de los alumnos. La alternativa era Friedrich Nietzsche.

Al comenzar el día, los exámenes parecían una montaña, pero ya hechos todo se relativiza por los alumnos. «La verdad es que estoy muy contenta, he llegado muy nerviosa pero ya estoy mucho más tranquila y con ganas; aunque cansada, con ganas», señalaba Bárbara antes de entrar al examen de inglés, el último de esta primera jornada, a las 16.15 horas.

La gran preocupación de los alumnos, más allá del aprobado, es alcanzar la nota de corte para la carrera deseada. El vicerrector de estudiantes de la Universidad Complutense, Julio Contreras, lanzó un mensaje tranquilizador a los jóvenes: más del 90% de los alumnos aprobaron hace un año.

Las notas de corte más altas en Madrid fueron Matemáticas y Física (Complutense), con un 13,25 sobre 14, y Relaciones Internacionales y Periodismo (Rey Juan Carlos), con un 12,94. Contreras avanzó que las carreras más demandadas este año serán las de ciencias, aunque Periodismo y Derecho también serán muy solicitadas.

Toda la actualidad en portada

comentarios