La delegada del Gobierno, Concepción Dancausa
La delegada del Gobierno, Concepción Dancausa - ABC

Dancausa se querellará contra Higueras y Mato por «manchar su honor» con el caso Mercamadrid

La delegada del Gobierno asegura que los concejales de Ahora Madrid «engañaron» a la Fiscalía al «omitir datos esenciales»

Actualizado:

La Fiscalía Provincial de Madrid pidió este lunes al Juzgado de Instrucción número 15 el archivo de la causa abierta contra la actual delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y otros 15 investigados por un supuesto delito de administración desleal del antiguo consejo de Mercamadrid presidido por ella en 2013. Se da la circunstancia de que a finales de abril de 2017 fue el Ministerio Público el que presentó una denuncia contra estas 16 personas.

La reacción de la delegada del Gobierno Concepción Dancausa no se hizo esperar. Anunció que se querellará contra los concejales del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras y Carlos Sánchez Mato, por la denuncia que presentaron contra ella y que dio pie a un caso «que ha manchado mi honor y mi reputación», informa Efe. «Ha sido un montaje por parte del partido que gobierna (Ahora Madrid) en el Ayuntamiento. Ha quedado acreditado que ambos plantearon una denuncia que omitía datos esenciales a la Fiscalía, a sabiendas de que era falsa», aseveró. «Han utilizado la causa para difamarme».

Tras ello, manifestó que esperaba que la decisión que adoptara el juez fuese la misma que la adoptada por el Ministerio Público. Recalcó que «después de 40 años en la administración jamás he tenido problemas y no voy a consentir que esas personas manchen la reputación que he mantenido de manera rigurosa».

En el momento en el que la Fiscalía presentó la denuncia, entendía que los acuerdos de transacción y contratos de arrendamientos suscritos por Mecamadrid con la empresa Mercaocio 22 S.L. habían supuesto un «importante perjuicio patrimonial» para la primera, «a la vez que un enriquecimiento ilícito para Mercaocio».

Batalla entre Mercamadrid y Mercaocio

Todo ello era fruto de un acuerdo de transacción suscrito entre ambas mercantiles por el que se ponía fin a los litigios entre ambas, por el que la segunda compañía reconocía adeudar a la primera 698.397 euros en concepto de cánones superficiarios y gastos derivados del impago, y aceptaba la validez de los contratos de cesión de los derechos de superficie.

Sin embargo, de las diligencias practicadas para la Fiscalía se infiere que Mercamadrid suscribió el contrato de arrendamiento con Mercaocio para subarrendar, al mismo tiempo, las salas a Mercasa en las mismas condiciones pactadas con el arrendador. Se trataba de una operación «a tres bandas», indica el escrito del Ministerio Público, que permitía poner fin a los litigios existentes entre Mercamadrid y Mecaocio, de modo que si el subarriendo se hubiese llevado a cabo, ningún perjuicio se habría producido. El menoscabo patrimonial se produce porque el subarrendamiento a Mercasa se frustra, mientras que Mercamadrid sí asumió sus obligaciones como arrendatario.