Cuadros que curan «el alma»

Este proyecto, en el que participan la Comunidad de Madrid y el Museo Thyssen-Bornemisza pretende mejorar el bienestar de los pacientes hospitalizados

MadridActualizado:

La Comunidad de Madrid y el Museo Thyssen-Bornemisza han puesto en marcha el proyecto «Arte que sana el alma» para mejorar el bienestar de los pacientes hospitalarios a través de la contemplación de cuadros, una iniciativa que se enmarca dentro del objetivo regional de humanizar la atención sanitaria.

El consejero de Sanidad de la Comunidad, Jesús Sánchez Martos, acudió ayer a la presentación de la iniciativa, un acto en el que también estuvieron presentes el director gerente del Museo Thyssen, Evelio Acevedo, y el jefe de Medicina Interna del Hospital El Escorial y responsable del proyecto, Pedro Gargantilla.

La pinacoteca ha cedido 300 láminas de los cuadros seleccionados por el propio facultativo que se repartirán entre pacientes de media estancia del Hospital madrileño de La Fuenfría.

«Arte que sana el alma» es un proyecto pionero en países mediterráneos, y que viene avalado por el desarrollo de iniciativas similares en Escocia aunque, en el caso madrileño, son los propios pacientes los que deciden qué cuadros quieren visionar. «En la Comunidad de Madrid sí contamos con la opinión del paciente», ha asegurado Sánchez Martos.

Gargantilla, experto en Arte y Medicina y divulgador científico, dirigó una visita guiada por seis de los 27 cuadros que componen el catálogo puesto a disposición de los pacientes participantes en el proyecto. «El visionado de obras de arte disminuye la frecuencia cardiaca, el estrés, e incluso en algunas ocasiones el umbral del dolor», subrayó Gargantilla.

Los benefecios

Según el médico, los cuadros en los que predominan los tonos verdes o azules ayudan a disminuir la ansiedad y el dolor, y los que retratan paisajes contribuyen a bajar la frecuencia cardiaca y el ritmo respiratorio, lo que elimina los sentimientos negativos y los miedos. «El valor de esta iniciativa está demostrado científicamente, no es algo que se le haya ocurrido a alguien porque sí», indicó el consejero de Sanidad al término del recorrido.

Entre la selección de las obras de arte que forman parte del proyecto destacan «Mujer con sombrilla en un jardín», de Pierre-Auguste Renoir, «Bailarina basculando», de Edgar Degas, «El "Martha Mckeen" de Wellfleet», de Edward Hopper, «Paisaje con castaño», de Ernst Ludwig Kirchner, «Casa en Dangast», de Erich Heckel, o «Mujer en el baño», de Roy Lichtenstein.

La explicación ha comenzado con la obra de Renoir, un cuadro impresionista sobre tonos verdes indicado para pacientes con miedos, ansiedades y «estados de ánimo peculiares».

«Los museos no solo son espacios que albergan obras de arte, sino que tenemos una responsabilidad social que adoptamos mediante programas educativos y de integración», apostilló Evelio Acevedo en referencia a la participación del Museo Thyssen-Bornemisza en «Arte que sana el alma».