Madrid

Condenan al exprofesor del colegio Vallmont a 45 años y 9 meses de cárcel por abusar de nueve niños

También le imponen indemnizaciones que oscilan entre los 1.500 y los 5.000 euros para los perjudicados.

Imagen de archivo del juicio
Imagen de archivo del juicio - BELÉN DÍAZ
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en: España Madrid

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al exprofesor del Colegio Vallmont Carlos R.I. a 45 años y nueve meses de prisión por abusar sexualmente de nueve menores durante las clases que impartió en este centro escolar entre 2010 y 2015.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Séptima de la Audiencia de Madrid le condena como responsable de nueve delitos de abusos sexuales a menores de trece años, y le impone indemnizaciones que oscilan entre los 1.500 y los 5.000 euros para los perjudicados.

La Sala le impone al profesor, que lleva en prisión provisional desde su detención el 24 de febrero de 2015, 45 años de inhabilitación para ejercer como docente, al tiempo que recuerda que esta sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de casación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Vistilla sobre el ingreso en prisión

El tribunal señala que el máximo de cumplimiento de la pena será el triple de la más grave de las impuestas, cinco años y un mes de prisión, por lo que permanecerá encarcelado quince años y tres meses, si bien hay que descontarle los dos años que lleva el exprofesor en prisión provisional.

De hecho, la Sala ha convocado a las partes hoy mismo para celebrar una vistilla sobre su inmediato ingreso en prisión a petición de la Fiscalía.

Con todo, los magistrados recuerdan que esta sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de casación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en el plazo de cinco días.

La resolución considera probado que el acusado, aprovechándose de su condición de maestro y tutor de los menores, se ganó la confianza y el respeto de los alumnos, niños de entre 8 y 10 años, a los que con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales realizó diferentes tocamientos, tanto por encima como por debajo de la ropa interior.

Siempre sucedían cuando el menor se acercaba a la mesa del docente para corregir deberes o dictados. El acusado los sentaba sobre sus rodillas, les realizaba los tocamientos por dentro de los calzoncillos, les tocaba los glúteos, les pellizcaba y, en reiteradas ocasiones, les chupaba y mordía las orejas.

«Todo ello ocurrió en un número indeterminado de ocasiones durante dos cursos escolares», que era el tiempo que los niños permanecieron con él, añade la resolución.

Toda la actualidad en portada

comentarios