María Isabel Tejero Novelle
María Isabel Tejero Novelle

Condena de 6 meses para la activista antidesahucios apoyada por Podemos que agredió a tres policías

Además debe pagar 900 euros de multa, así como 4.000 euros de indemnización para los agentes agredidos

MadridActualizado:

María Isabel Tejero Novelle, activista antidesahucios del distrito de Tetuán, ha sido condenada a 6 meses de cárcel por agredir a tres policías municipales de Madrid durante un desalojo en la calle de la Guzmania, en noviembre de 2014. Durante el juicio, celebrado este martes, en los Juzgados de lo Penal de Madrid, el juez ha adelantado el fallo, en el que aparte de la pena de prisión le reclamará por un delito de lesiones 900 euros de multa, así como 500 euros de indemnización para una agente, 500 para otra y 3.000 para la última agredida. Se deberá hacer cargo también de las costas.

El abogado de Isabel, Endika Zulueta (que también defendió a Alfon y a Mohamed el Egipcio, uno de los implicados en el 11-M) ha señalado a EP que recurrirá el fallo ante la Audiencia Provincial de Madrid una vez se notifique la sentencia a las partes. Zulueta ha defendido que no ha cometido ningún tipo de atentado contra la policía, ya que «le apartaron del lugar a volandas y al hacerlo pudieron verse afectadas». «Ella ha estado en otros desalojos, donde media entre la Comisión Judicial y los afectados y nunca ha pasado nada», ha explicado.

Apoyo de Podemos

El caso está siendo algo mediático en las redes sociales, en las que durante la última semana el hashtag #IsaLibre está siendo utilizado por diferentes usuarios y cuentas vinculadas a la extrema izquierda. También en personalidades políticas la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Irene Montero: «Dos años y medio por defender el derecho a la vivienda. Parar desahucios es un ejemplo de fraternidad vecinal. Todo mi apoyo, #IsaLibre».

Entre los representantes políticos también figura la polémica edil del Ayuntamiento de la capital Montserrat Galcerán, que defiende la okupación de inmuebles al tiempo que tiene nueve propiedades, según su declaración de bienes.

«Desprecio a la autoridad»

En su escrito de acusación, el fiscal relata que sobre las 10.20 horas del 20 de noviembre de 2014, Isabel se encontraba junto con otras dos mujeres en la calle de la Guzmania intentando impedir un desalojo. Allí estaban también varios agentes de la Policía Municipal al tener encomendado el auxilio de la Comisión Judicial que iba a llevar a cabo el desahucio.

Una vez allí, el Ministerio Público explica que la acusada y las otras dos mujeres impidieron el paso de los agentes, que les reclamaron que abandonaran la finca. Las dos mujeres accedieron a la petición de los agentes, pero la acusada, según el fiscal, «con manifiesto desprecio hacia el principio de autoridad», permaneció en el portal con la intención de parar el lanzamiento.

Ante su negativa, los agentes le reiteraronque abandonase el portal del domicilio. Isabel se negó tanto a irse del lugar como a identificarse, para «comenzar a dar voces para llamar la atención de las personas que se encontraban concentras en la calle». Entonces, dos agentesla intentaron coger para sacarla del portal y conducirla fuera del perímetro policial, a lo que Isabel, «con ánimo de menoscabar la integridad física de las agentes», comenzó a forcejear con ellas «lanzándole patadas y cogiéndolas de las manos» desde el suelo. Estos hechos se repitieron con una tercera agente, de acuerdo con el relato del fiscal.

Finalmente, un conocido de Isabel consiguió calmarla y que se identificara a los agentes. Explica el Ministerio Público, a su vez, que le ofrecieron asistencia médica, a lo que la acusada presuntamente les espetó: «¿Ahora me ofreces un médico? No lo quiero, pedazo de mierda. Fascistas, ladrones. Os vais a enterar, os voy a dejar sin trabajo, soy minusválida».

Estas agresiones produjeron un esguince en el tercer dedo de la mano izquierda a una agente. Otra de ellas sufrió una contusión en la pierna derecha y la última policía un esguince en una articulación del metacarpo-falángico del primer dedo de la mano izquierda y artritis en un dedo de la mano derecha.