La actriz Concha Velasco
La actriz Concha Velasco - EFE

Concha Velasco: «Echo en falta que los políticos vengan más a vernos al teatro»

La «gran dama del teatro» recibirá el 15 de mayo la Medalla de Oro de Madrid junto a la activista LGTBI Boti García Rodrigo, la investigadora del CSIC Elena García Armada y el equipo de hockey femenino de la Casa de Campo

MADRIDActualizado:

Apenas dos meses después de recibir la Medalla de Oro de su cuidad natal, Concha Velasco (Valladolid, 1939) será galardonada también con el máximo reconocimiento de su ciudad de adopción. A Madrid llegó con diez años y aquí quiere terminar sus días.

–¿Después de recibir tantos galardones a lo largo de su carrera, qué siente al ser premiada con la Medalla de Oro de Madrid?

—Me siento muy contenta, halagada y agradecida. Estoy muy emocionada. Hace poco que me dieron la Medalla de Valladolid, porque nací allí. Soy castellano-leonesa, me siento muy española, pero también soy madrileña. Vivo en Madrid desde que tenía diez años. He hecho cantidad de películas en las que he protagonizado a las madrileñas más castizas: desde Las chicas de la Cruz Roja hasta La verbena de la Paloma. Es para mí un grandísimo honor recibir este reconocimiento. Aunque tengo muy buena salud y buena memoria, sé que no me queda mucho tiempo con 78 años, por eso me hacen muy feliz reconocimientos de este tipo.

–¿Qué significa Madrid para usted?

—Madrid es la ciudad en la que vivo y en la que quiero morir. Quiero que me entierren en el Cementerio de La Almudena. Me encanta Madrid. Yo he vivido durante mucho tiempo en frente de la plaza de toros de Las Ventas. Aunque tan denostadas estén ahora las corridas de toros, yo soy taurina. Tengo una cultura a la que me cuesta trabajo renunciar porque es en la que me han educado.

–El gobierno de Manuela Carmena propuso a cuatro mujeres para otorgar las Medallas de oro de este año para, según dijo la alcaldesa, «compensar un poco». ¿Cree que la mujer sigue estando en un segundo plano en las artes escénicas?

—En las artes escénicas es en el único sitio donde la mujer no está en un segundo plano. Desde el siglo XVII se considera a las actrices con la importancia que se merecen. En el único sector en el que no estamos en un segundo plano es en la Cultura. Hay obras de teatro para mujeres y productoras. Que no haya trabajo para todas es otra cosa, pero sí que hay personajes y están bien consideradas. Yo sigo trabajando mucho a pesar de tener una edad. Precisamente, muchas de nosotras salimos a la calle a defender todo tipo de banderas feministas porque nosotras tenemos la voz del escenario para poder protestar, cosa que no pueden hacer otras mujeres en otros sectores. En mi profesión lo que hay es un gran paro debido al palo que nos dieron con el IVA. Por eso, echo en falta que los políticos vengan más a vernos a los teatros. Salvo el ministro de Cultura, que sí que nos apoya, en general, vienen poco.

–El PP quería incluir entre los condecorados a la Policía Municipal...

—Yo estoy encantada de que me lo hayan dado a mí, la verdad. Pero si pudiera, compartiría el reconocimiento con la Policía Municipal. No tengo ningún problema.

–Está en medio de la grabació de Las Chicas del Cable y de la representación de El Funeral. ¿Tiene más proyectos entre manos?

—Con motivo de la entrega de la Medalla de Oro de Valladolid, estrenamos allí El Funeral en el Teatro de Calderón, la obra que estoy haciendo con Antonio Resines y que dirige mi hijo. Acabo de llegar de Valencia donde he estado dos semanas y ahora me quedo cuatro días en Madrid para terminar de grabar la tercera temporada de Las Chicas del Cable. Después, me voy a Alicante, donde también me han dado otro premio por Reina Juana, que no lo pude recoger en su momento, pero lo haré el sábado en el estreno de El Funeral. Mientras pueda, no tengo intención de parar.