Seguridad vial

La Comunidad de Madrid instala barreras de protección para motoristas en 14 carreteras

Los «quitamiedos» en los puntos peligrosos se recubren para evitar el efecto «cuchilla»

Siniestro mortal en 2014 en la M-45 por colisión con un «quitamiedos»
Siniestro mortal en 2014 en la M-45 por colisión con un «quitamiedos» - Emergencias

La Comunidad de Madrid avanza en el objetivo de reforzar la seguridad vial de los motoristas y procederá en las próximas semanas a instalar nuevas barreras de protección en los guardarraíles o «quitamiedos», que suponen una gran amenaza para los conductores sobre dos ruedas.

La Consejería de Transportes, a través de la dirección general de Carreteras e Infraestructuras, destinará 979.625 euros para seguir recubriendo las barreras horizontales de acero galvanizado, cuya función es impedir que los vehículos se salgan de la vía, pero que en el impacto actúan como auténticas hachas sobre el cuerpo los motoristas.

Las asociaciones de moteros, en pie de guerra contra el modelo de guardarraíl desde hace años, calculan que esta estructura de dos franjas horizontales de acero galvanizado es la causa de cerca del 15% de las muertes por accidente de vehículos de dos ruedas en España.

Los técnicos de la Consejería han seguido analizando los puntos de mayor concentración de accidentes protagonizados por motociclistas en los útimos cinco años y han priorizado aquellos en los que se han producido salidas de vía, colisión con un obstáculo o choque contra el sistema de contención. Las actuaciones previstas se centran en 14 carreteras de la red local: M-512, M-133, M-131, M-539, M-106, M-511, M-215, M-522, M-516, M-423, M-405, M-121, M-117, y M-521.

El objetivo de este plan, que se remonta a 2009, es reducir las estadísticas en cuanto al número de siniestros, su gravedad y la mortalidad que sufren los conductores de motos y ciclomotores. especialmente, en algunos tramos localizados en las carreteras de la región. Las barreras del «quitamiedos» están unidas entre sí por una pieza en forma de «T» y se sitúan a la altura de la cintura de una persona. Aunque son eficaces para frenar la salida de pista de los vehículos, amenazan la integridad física de los que no están protegidos por una carrocería, provocando graves mutilaciones a los conductores de moto.

La intervención consistirá en el desmontaje de las barreras de seguridad actuales, a las que se les incorporará un nuevo sistema que cuenta con las medidas necesarias para proteger a los conductores de moto, atenuando el impacto en caso de accidente.

El doble de motos

Según el Informe de Movilidad Media Diaria de 2015 en la Comunidad de Madrid (IMD), el parque de motocicletas ha crecido un 61,4% en la última década, pasando de 190.640 unidades en 2005 a 307.722 vehículos en 2014.

El Gobierno de Esperanza Aguirre se comprometió en 2009 con las asociaciones moteras a lanzar una «Estrategia de Seguridad Vial para motoristas», en la que se inició la instalación de las primera barreras. En una primera fase se instalaron 85 kilómetros de barreras seguras en la red principal de carreteras de la Comunidad y después se extendió a la red secundaria, completando 85 kilómetros más. El balance del Gobierno de Ignacio González apuntaba a que en 2012 la región contaba ya con 240 kilómetros de barreras protectoras, repartidas entre la red principal, secundaria y local de carreteras. En 2013 se anunció que la protección de los guardarraíles de toda la red de carreteras estaba completa al 50%, sumándose nuevos kilómetros cada año. En 2014 se proyectaron nuevas actuaciones en otros 400 kilómetros.

El Ejecutivo de Cristina Cifuentes está ultimando un nuevo Plan integral de Seguridad Vialpara los motociclistas, según destacó el consejero de Transportes, Pedro Rollán, hace unos días en los cursos de El Escorial que organiza la Complutense.

Las medidas acometidas en los últimos años convierten a la Comunidad en «pionera» en cuanto a la inversión en seguridad vial, según los responsables del Ejecutivo autonómico, que indican que Madrid es la primera región europea que utiliza en su red viaria el modelo de barreras 70km/h y Nivel 1, «el más seguro que existe en el mundo». Estos dispositivos están pensados para neutralizar los daños que sufren los motoristas en el caso de sufrir una caída y consisten en un faldón de chapa de acero con perfil de doble onda, sin aristas vivas.

El acuerdo suscrito en 2009 entre la Comunidad y las asociaciones de motociclistas recogía además la obligación de elaborar una auditoría de las carreteras madrileñas para verficiar que las barreras se han instalado correctamente. Y la adaptación de la normativa de seguridad vial europea a nuestra red y charlas en institutos para concienciar a los jóvenes del buen uso del vehículo de dos ruedas.

Toda la actualidad en portada

comentarios