Cierre de Golf Canal «La única lucha de los que han cerrado el campo de golf es levantar el puño»

El campo de entrenamiento en las instalaciones deportivas que el Canal de Isabel II tiene en Chamberí fue clausurado ayer

El campo de Golf del Canal, cerrado ayer por la mañana
El campo de Golf del Canal, cerrado ayer por la mañana - ÓSCAR DEL POZO

Pese a que la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid confían en poder cerrar «de aquí a junio» una propuesta para mantener los campos de fútbol y pádel en las instalaciones deportivas que el Canal de Isabel II tiene en el distrito de Chamberí, ninguna de las dos instituciones ha mostrado interés por la situación del campo de entrenamiento de golf -situado en el mismo enclave-, cuya orden de cierre venció el pasado 31 de enero.

Así lo piensan al menos los más de 1.200 alumnos y la veintena larga de trabajadores, entre profesores y personal del campo, que se han visto afectados por una clausura, a su juicio, controvertida. «Teníamos la esperanza de que dada la cantidad de gente que venía a jugar, el campo se mantuviera. Pero no nos han hecho ni caso y me da la sensación que hay mucha mano negra detrás», señala un monitor, con la certeza de que con esta decisión, «lo único que van a conseguir las autoridades es que el golf sea un deporte mucho más elitista».

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) publicó el 14 de diciembre un auto en el que daba un mes de plazo a la Comunidad para cumplir con la sentencia que obliga al cierre del campo de golf, y del resto de instalaciones. Fue entonces cuando el Gobierno regional presentó el 28 de ese mismo mes un recurso de reposición pidiendo al TSJM «tiempo para elaborar el plan de demolición» de las instalaciones.

A la espera de la respuesta, la Comunidad y el Ayuntamiento se han puesto manos a la obra para resolver la legalización del parque, los campos de fútbol y las pistas de pádel. Pero no así del recinto de golf. «Primero dicen que los vecinos quieren derribar el campo y resulta que luego han venido muchos a apoyarnos. Las asociaciones que han promovido esto son minoritarias, pero imagino que tendrán buenas relaciones o habrán sabido jugar muy bien sus cartas», asegura el mismo empleado.

Los trabajadores denuncian que ya plantearon una reducción del campo para dar pie a otras actividades sin necesidad de cerrar el mismo. «De esta forma, la gente podía seguir entrenando y se abría la posibilidad a otros deportes». Pero no hubo lugar a negociación y cualquier propuesta cayó en saco roto. «Parece que tienen mucha prisa en desmantelar todo. Lo único que les interesa es levantar el puño y decir que han logrado cerrar el golf», apostillan.

Cuestionados por la medida, la plantilla está meditando tomar medidas legales. «Nos parece horrible que un juez determine que la parcela es ilegal y ahora en cambio estén sopesando mantener el fútbol y el pádel, pero no el golf. Es un agravio comparativo que no entendemos», sentencian.

Incertidumbre en el fútbol y pádel

Según ha podido saber ABC, el cierre del campo de golf ha obligado a que los alumnos más pequeños de la escuela de fútbol, que entrenaban en una zona de la parcela clausurada, tengan que ser reintegrados a los propios campos de fútbol. «Esto nos obliga a juntarnos más de 60 personas entrenando en un mismo terreno de juego», explicaban ayer fuentes de la escuela.

Por otro lado, tras reunirse con el consejero de Presidencia de la Comunidad y presidente de Canal de Isabel II, Ángel Garrido, y representantes de las asociaciones de vecinos Parque Sí en Chamberí y El Organillo, el concejal del distrito de Chamberí, Jorge García Castaño, mantuvo ayer un encuentro con los trabajadores de estas dos disciplinas para trasladarles la voluntad por evitar el desmantelamiento. Aunque no supo precisar si la solución llegará antes del próximo 16 de febrero, fecha en que expira el plazo de apertura para todo el recinto.

Toda la actualidad en portada

comentarios