Las casetas de la Plataforma de Fiestas Populares de Lavapiés, en la plaza de Arturo Barea
Las casetas de la Plataforma de Fiestas Populares de Lavapiés, en la plaza de Arturo Barea - Plataforma de Fiestas Populares de Lavapiés

Carmena vuelve a ceder espacio a antisistema en las fiestas de Centro

Un colectivo okupa obtuvo una caseta en las celebraciones del barrio de Lavapiés

MADRIDActualizado:

Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento de la capital, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid) y la Junta Municipal del Distrito Centro, que dirige Jorge García Castaño (Podemos), no sólo ha permitido que en la comisión de organizadora de las fiestas populares se «colaran» colectivos antisistema, sino que además les ha vuelto a ceder un espacio. En concreto, del 9 de agosto hasta ayer, el autodenominado Centro Social Potemkin ha contado con el privilegio de tener una caseta en la plaza de Arturo Barea, antigua plaza de Agustín Lara, en el barrio de Lavapiés, epicentro de las celebraciones de San Lorenzo.

Entre la larga lista de entidades y empresas colaboradoras de las Fiestas Populares de Lavapiés, como ya publicó ABC el año pasado, figura la Asociación Madrileña de Estudios para el Cannabis (AMEC), que reivindica la legalización de esta droga; el centro social Tres Peces Tres, vinculado al 15-M; y el centro social autogestionado feminista Eskalera Karakola, que promueven las llamadas «jornadas antirrepresivas» en inmuebles usurpados; entre otras organizaciones.

No obstante, el caso más llamativo es del colectivo okupa Potemkin, que se define como «espacio antifascista». Esta agrupación, en funcionamiento desde enero de 2013, está asentada en la calle de Mira el sol número 17. Son conocidos por haber acogido en este inmueble charlas sobre hip-hop de Pablo Hassel, que fue condenado en 2014 a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Subió a la plataforma de vídeos YouTube canciones en las que alababa atentados de ETA, el Grapo y Terra Lliure.

Ese mismo espacio usurpado fue elegido en 2014 para acoger unas jornadas «contra los juicios políticos» en el País Vasco, en las que participaría el condenado y exdirigente de la ilegalizada Batasuna Joseba Permach Martín y la líder de Segui, detenida en 2009, Amaia Elkano. El acto, finalmente, tuvo que ser suspendido por la Delegación del Gobierno de Madrid, que entonces dirigía Cristina Cifuentes.

Uno de los objetivos principales de la Plataforma de las Fiestas Populares de Lavapiés es, tal y como pone en la página web, «que el lucro (entendido este como la pura acumulación del capital) no sea la motivación principal». No obstante, los beneficios de las ventas de bocadillos, bebidas, camisetas y demás artículos se destinarán a la «sostenibilidad política de los colectivos».

PP y Ciudadanos ya manifestaron su estupor ante estos hechos. El concejal popular Íñigo Henríquez de Luna defendió que su partido es el único que «ni suscribe ni apoya» la planificación de estas celebraciones, ya que en sendas ocasiones votó en contra en el Pleno de la Junta de Centro. Por parte de Ciudadanos, su portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, insistieron en que se les ocultó quiénes estaban dentrás de la Plataforma y que no fueron «convocados a ninguna comisión de festejos». Con ello, Ahora Madrid demuestra, a su juicio, «la descoordinación» y la «opacidad».