Las piraguas navegan, ayer, en el lago de la Casa de Campo
Las piraguas navegan, ayer, en el lago de la Casa de Campo - JOSÉ RAMÓN LADRA

Carmena vaciará el lago de la Casa de Campo para repararlo porque tiene «graves daños»

El estanque lleva 35 años sin renovarse y presenta grietas en los muros. Las obras, que costarán 4 millones de euros arrancarán en octubre y durarán diez meses

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid vaciará el lago de la Casa de Campo después del verano para remodelarlo en profundidad. El Consistorio detectó «graves daños» en los diferentes muros que rodean y sostienen el estanque, lo que provoca «problemas estructurales y de seguridad». La ejecución del plan de restauración, que acaba de licitar el área de Medio Ambiente y Movilidad, se prolongará durante un año: entre junio y julio se redactará el proyecto y en los diez meses siguientes se desarrollarán las obras.

El coste total de los trabajos, que no se acometían desde 1982, se elevará a 4 millones de euros, impuestos incluidos, según consta en las cláusulas administrativas del expediente de contratación consultado por ABC. La intención de la consejería de Inés Sabanés es que la actuación genere el mínimo impacto en los usuarios del lago, entre ellos, las barcas recreativas y los dos clubs de piragüismo, además de las asociaciones deportivas y ambientales que disfrutan de este entorno. Por ello, Medio Ambiente pretende que el vaciado y llenado de la laguna se ejecute entre los meses de octubre y abril, «por ser el periodo de menor uso».

El objetivo de estas actuaciones es, además de la reconstrucción de los diferentes muros de contención y encauzamiento, la renovación de las barandillas adyacentes y el pavimento más cercano. «Tanto los muros de ladrillo como de bloques de granito se encuentran, en un porcentaje muy elevado y salvo tramos puntuales, en muy mal estado de conservación», explica el informe técnico.

Elementos protegidos

No obstante, durante la fase de redacción del proyecto se realizará un estudio para identificar qué muros son históricos y cuáles deben protegerse. En estos casos, tal y como recoge el Estudio Histórico y de Impacto Arqueológico, se pondrá una «lámina separadora de poliestireno expandido de 5 centímetros entre el muro existente y el de nueva ejecución de forma que se pueda conservar el muro preliminar».

La causa de estos daños se debe, principalmente, a la vegetación y las raíces de los árboles que rodean al estaque, que «ejercen una fuerza constante los sobre las cercas». Por ello, para resolver el problema, no basta con restaurar los tabiques actuales, sino que, según explican los pliegos, es «necesario rehacerlos teniendo en cuenta esta particularidad para asegurar la estabilidad del lago en el futuro». Así, de los 126 ejemplares arbóreos que existen en esta zona, 23 serán talados y cinco, podados. Y se vigilará el estado de pudrición e inclinación de otros doce árboles para prevenir posibles caídas en el futuro.

Para que el vaciado del lago sea seguro, se desmontará el géiser central y se instalará un nuevo desagüe en el extremo noreste para drenar el 47% del volumen total del embalse (76.096 metros cúbicos) de forma directa al Manzanares. Al río también se trasladarán los peces que habitan en él. De los 13.911 peces detectados, que pesan un total de 6,5 toneladas, la mayoría son percasoles. También se han encontrado carpas, carpines y gambusias. La pesca en el interior del lago se podrá realizar por modalidad eléctrica o mediante redes. Tras su captura, se descartarán las especies exóticas y las enfermas y, el resto, se transportará al Manzanares. Las variedades no seleccionadas serán enviadas a un vertedero autorizado o se reutilizarán como harina.

El vaciado afectará, además, a la embarcación de paseo para el público que hacía rutas circulares por el lago, que se jubilará, porque «ya está en desuso». Algunas aves del estanque también tendrán que mudarse, ya que la casa de madera para los patos, así como tres nidos de cotorras serán retirados.

El pavimento del recinto que rodea al lago también será intervenido. En total, los trabajos de reposición de las baldosas afectarán a casi unos 2.000 metros cuadrados. Se demolerán los peldaños de las escaleras, se levantarán bordillos y barandillas, y se desmontar 42 farolas, 23 papeleras y 29 bancos.